El maíz, materia prima para la creación de biocombustibles

Escrito por , 2 de febrero de 2019 a las 17:30
El maíz, materia prima para la creación de biocombustibles
Futuro

El maíz, materia prima para la creación de biocombustibles

Escrito por , 2 de febrero de 2019 a las 17:30

El biocombustible o bioetanol se obtiene mediante la fermentación de los azúcares del maíz. Esto ayudaría a generar una socieda más sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

Según las investigaciones de un grupo de científicos de la Universidad Estatal de Louisiana (LSU), en Estados Unidos, el maíz podría ayudar a los expertos a optimizar la producción de biocombustibles, dada su arquitectura interna. Hasta ahora, se creía conocer la composición de esta planta, capaz de producir etanol, uno de los componentes de la gasolina, pero las investigaciones han arrojado nueva luz sobre este tema.

El biocombustible o bioetanol se obtiene mediante la fermentación de los azúcares del maíz. Así, se originan sustancias menos contaminantes (e5, e10 y e85) para el abastecimiento de máquinas y vehículos de motor.

La sustancia clave conectora es el xylan

Tuo Wang, líder del equipo de investigación del Departamento de Química de la LSU, explica su sorpresa al descubrir el xylan, un elemento desconocido hasta ahora en la estructura molecular de esta planta.

Tras estudiar el tallo de la planta con la resonancia magnética nuclear, una tecnología de alta precisión, se han descubierto nuevos datos sobre ella. Se creía que el maíz, catalogado como “gramínea” en el mundo vegetal, contenía celulosa directamente conectado con la lignina, un polímero impermeable. Ahora se conoce que este contacto entre las dos sustancias es limitado, y que es el xylan, un tipo de carbohidrato, el que realiza la función de conectarlas.

La importancia del hallazgo radica en que, hasta ahora, existía un obstáculo en el proceso, pues la lignina dificulta la producción de etanol. Eso supone que un 30% de la producción de maíz en EE.UU. se destine a la producción de etanol, cuando es un producto que tiene muchos otros usos, como el alimentario o el textil. De esta forma, si se lograra modificar la estructura de la planta, mediante enzimas que rompieran el núcleo de la estructura podría optimizarse en un 1%, o un 2%, la producción de etanol en EE.UU, e incluso a nivel mundial.

Investigaciones previas

Hace un año ya se valoró esta opción. Investigadores de la Universidad de Illinois llevaron a cabo un análisis integral con el objetivo de comparar la eficiencia energética y el impacto medioambiental de la producción de maíz para biocombustibles. El proyecto lo lideraron Praveen Kumar y Meredith Richardson, y fue publicado en Earth’s Future.

Si nos remontamos algunos años atrás, descubrimos que ya a los inicios de la historia del automóvil hubo interés en la utilización de combustibles bio, de hecho, Henry Ford promovió, tras el diseño de su primer automóvil, la construcción de una planta de fermentación donde fabricar biocombustibles para motores a partir de maíz, de forma que se emplearan únicamente fuentes renovables. Desgraciadamente, en 1940, el combustible del maíz, llamado “sasohol”, fue derrocado por el petróleo, que podía adquirirse a un precio más bajo.

maiz plantas biocombustibles

Plantas de maíz sin madurar

A lo largo de los años, han sido muchas las investigaciones en torno a este tema. Sin irnos muy lejos, científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y químicos de la Universidad de Vigo estudian la planta del maíz, tanto su hoja como el tallo y la mazorca, como biocombustible.

Ahora, que somos más conscientes que nunca de la necesidad de comprometernos con el medio ambiente, un descubrimiento como este es más que bienvenido. Es una forma más de emplear materia orgánica como fuente de energía, amortiguando así el impacto medioambiental.

De hecho, si hacemos un repaso a los últimos años, podemos ver cómo muchos de los nuevos descubrimientos se están enfocando a este sentido: conseguir combustible a partir de materias primas más naturales, como el maíz en este caso, pero también hidrógeno e incluso agua.

anterior artículo

Los desafíos tecnológicos en materia de legislación de cara a 2019

Los desafíos tecnológicos en materia de legislación de cara a 2019
siguiente artículo

En este hotel los robots te llevan las toallas y te preparan las bebidas

En este hotel los robots te llevan las toallas y te preparan las bebidas

Recomendados