Los museos más tecnológicos y su papel en el universo NFT

Los museos ya no son lo que eran. Y para bien. Hoy en día son mucho más que un almacén de arte. Con la tecnología, podemos visitar un museo virtual desde casa, aprender mediante realidad aumentada en el propio museo o disfrutar de nuevas expresiones artísticas como los NFT o el metaverso en sí mismo.

Precisamente, el arte digital ha sido una de las novedades que museos de todo el mundo han introducido en sus colecciones exclusivas. Y si hablamos de arte digital, la estrella de la que más se habla es el NFT o non-fungible token. Un formato que une arte y tecnología y al que no se le puede dar la espalda, para bien o para mal. Más allá de la especulación o de la compra-venta de NFTs, actores como el Museo Británico han abrazado el NFT para ofrecer versiones digitales de sus obras más emblemáticas.

Es un formato de reciente cuño y todavía tiene mucho camino por recorrer. Es más, está por ver qué papel jugará el NFT en el futuro, pero el interés que ha despertado desde el ámbito de la tecnología, las empresas y la cultura lo convierten en un elemento importante que formará parte también de los museos como guardianes del arte, físico y digital.

Un ejemplo de museo especializado en arte NFT
Fuente: Seattle NFT Museum (Instagram)

Museos de arte NFT

Como todo arte digital, no es de extrañar que el NFT ya cuente con museos especializados en este formato artístico y tecnológico. Dos ejemplos, ambos afincados en Estados Unidos. Por un lado, el Seattle NFT Museum, en Seattle, Washington. Por el otro, el NFTmuseum de Beverly Hills, Los Angeles, California. Ambos se fundaron a lo largo y ancho de 2021. Por lo demás, cada uno tiene sus particularidades.

El Seattle NFT Museum cuenta con sede física que puedes visitar si estás en la ciudad estadounidense de Seattle. En vez de cuadros enmarcados, te las verás con pantallas que albergan arte en formato NFT. En sus propias palabras, “damos la bienvenida a todos los artistas, coleccionistas, galerías y criptoentusiastas en general”. Además de sus obras NFT habituales, realizan eventos como meetups y workshops. Irónicamente, no se puede visitar virtualmente en forma de museo virtual aunque sí es posible ver algunas de sus colecciones. Alguna enlaza a OpenSea, por si queremos adquirirla. Eso sí, en su tienda online podemos adquirir mercadotecnia relacionada con el museo.

Por su parte, el NFTmuseum sí cumple los requisitos de un museo digital o museo virtual del siglo XXI. En su página oficial no dice nada de visitas presenciales. Las colecciones disponibles se pueden ver online. Es más, sus obras de arte NFT están alojadas en la plataforma de criptoarte Showtime, en la que puedes crear tus propias obras o adquirir las de otros artistas. En principio, los NFT del museo no están a la venta. También podemos acceder al catálogo virtual del NFTmuseum en la plataforma de NFT OpenSea. Aquí sí se pueden comprar las piezas expuestas.

Otro ejemplo reciente es LALAContemporary, una galería de arte NFT que abrió sus puertas en Toronto, Canadá. En el momento de escribir estas líneas se encuentra cerrada a la espera de encontrar una ubicación mejor. En su página se pueden ver algunas imágenes de las colecciones pasadas y acceder a una tienda con algunas obras NFT en venta.

Algunos museos venden obras NFT para financiarse

Museos tradicionales que venden NFT

Al principio de este artículo hemos mencionado que el Museo Británico ha empezado a vender réplicas de sus obras más icónicas en formato NFT. En la plataforma laCollection podemos ver algunos ejemplos de obras ya vendidas en NFT y de otras que todavía se pueden adquirir. Algunas tan populares como La gran ola de Katsushika Hokusai, artista japonés de los siglos XVIII y XIX. En concreto, se ofrecen obras del mismo autor y también de William Turner, el pintor británico.

Pero hay más museos que han optado por ofrecer arte NFT. En Italia, recientemente se ha puesto en marcha un proyecto en el que participan la Galería Uffizi (Florencia), la Pinacoteca de Brera (Milán), la Pinacoteca Ambrosiana (Milán) y el Palazzo della Pilotta (Parma). A través de la plataforma de criptodivisas Ethereum, han certificado seis obras de artistas como Raphael y Leonardo da Vinci. Un primer paso de un proyecto que, en principio, irá a más.

En Viena, el museo Belvedere puso a la venta El beso de Gustav Klimt en forma de 10.000 NFTs que se podían adquirir aprovechando la celebración de San Valentín el pasado 14 de febrero. Del total, se llegaron a vender más de 2.4000 NFTs que podían adquirirse mediante la criptomoneda Ethereum.

Y más allá de la simple venta de obras de arte en formato NFT, museos de todo el mundo han empezado a albergar colecciones y proyectos relacionados con esta tecnología ligada al blockchain y el criptocifrado. Aquí van algunos ejemplos.

El NFT une arte y tecnología
Fuente: Moco Museum

El NFT como un formato más en los museos

Hace ya tiempo que los marcos y las vitrinas conviven con tecnologías como los auriculares, las pantallas y, más recientemente, las gafas de realidad virtual. Y en un futuro más cercano empezaremos a ver pantallas de gran formato para mostrar arte NFT a los visitantes. Es más, ya viene ocurriendo desde hace un año o más en varios museos de todo el mundo.

De ejemplos hay muchos. En Los Angeles, una de las ciudades más innovadoras en cuestiones artísticas, el museo LACMA (Los Angeles County Musem of Art) ha iniciado un proyecto que une tecnología y arte. En su laboratorio de tecnología, Art + Tech Lab, ha realizado ya varias iniciativas como charlas, talleres o exhibiciones virtuales.

Pero no hace falta viajar tan lejos. El centro de arte moderno y contemporáneo Moco Museum, con sedes en Amsterdam y Barcelona, ofrece el arte más actual en formato físico y también en NFT. En sus colecciones esporádicas incluye también arte en formato NFT que se reparte en ambas sedes para el disfrute de los visitantes.

A camino entre la experimentación temprana y una alternativa para financiarse, los museos de todo el mundo empiezan a mirar el NFT como un formato artístico y tecnológico al que deberán prestar atención más pronto que tarde. Por el momento, forma parte de algunas colecciones itinerantes, especialmente en Estados Unidos. Está por ver el papel del NFT en el metaverso que se empieza a deslumbrar. En este sentido, los museos deberán dar el salto también a esta nueva Internet virtual y hacerse un sitio ante el descenso de visitas a sus instalaciones. El museo virtual como puerta a todo el mundo. E inevitablemente tendrán que dar cobijo a los artistas que emplean el NFT como formato expresivo en un contexto digital.

RELACIONADOS

¿Qué sabemos de la Web6?

El mundo de la tecnología también se ve envuelto en ocasiones en la bruma de los rumores, las filtraciones y las especulaciones. A veces es...