• 27 junio, 2017
  • 2 min

Nintendo juega la carta esperada y lanza la SNES Classic Mini

Tras el efímero pero intenso éxito de la NES Classic Mini, Nintendo sigue jugando la carta de la nostalgia y ha lanzado la SNES Classic Mini.

Tras sorprender a todos con el lanzamiento de las NES Classic Mini, la versión actualizada a 2017 de la NES original, y de la que incluía un catálogo de 30 juegos sin capacidad de ampliación, Nintendo ha presentado la SNES Classic Mini, es decir, la versión actualizada de una de sus consolas más míticas, la Super Nintendo. Sube su precio frente al anterior modelo, y llegará por 79,99€, con la diferencia de que incluirá dos mandos sin necesidad de gasto adicional.

Se lanzarán tres versiones distintas, una con juegos exclusivos para Japón, y otras dos con variaciones de diseño para Europa y Estados Unidos. Ambas versiones respetarán los colores y las formas originales de las versiones que se lanzaron allá por los 90, entre 1991 y 1992, con la americana ofreciendo unas líneas más cuadradas y con colores más claros y azulados/morados y con la europea siendo más redonda, oscura y aportando más colorido al mando.

El gran aspecto que choca a priori es que el catálogo que llega con la nueva consola pierde 9 juegos, es decir, se lanza con 21. Si en la original fueron muchos los usuarios que se quejaron de ciertas carencias, y tomaron medidas en el asunto mediante hacks, no han tardado en salir voces a reclamar no sólo más catálogo, sino títulos concretos como Chrono Trigger.

La parte buena, sin embargo, es que la compañía nipona ha incluido un juego inédito, StarFox 2, pues tras la primera versión no se llegó a lanzar su continuación. No llegará desbloqueado por defecto, ni habrá que pagar un extra para jugarlo, pero sí habrá que superar el primer nivel del StarFox original para que su secuela aparezca.

Otra buena noticia tras las críticas de los usuarios que compraron la NES Mini es la longitud de los cables de sus mandos, que de 90 centímetros del modelo original pasan a 153 centímetros, algo que posibilita alejarse bastante más de la consola al jugar. No se puede hablar de la libertad que ofrecen desde la Xbox 360 los mandos inalámbricos, pero algo es algo, recordando sobre todo que estamos ante una consola de gama muy baja.

Serán lanzadas el 29 de septiembre, y según ha confirmado Nintendo, podremos esperar más disponibilidad que con la NES Classic Mini, aunque parece que la producción estará limitada a 2017. Es decir, que el 2018 volverá a no haber stock. Si quieres una, toca darse prisa (de nuevo). Si no, quizá esperar a una posible N64 Mini no sea mala idea.

RELACIONADOS