Una nueva cámara ultrarrápida es capaz de captar los impulsos eléctricos entre neuronas

Escrito por , 8 de julio de 2016 a las 15:30
Una nueva cámara ultrarrápida es capaz de captar los impulsos eléctricos entre neuronas
Digital

Una nueva cámara ultrarrápida es capaz de captar los impulsos eléctricos entre neuronas

Escrito por , 8 de julio de 2016 a las 15:30

Gracias al uso de cámaras de alta velocidad (mucho más de lo normal) se logra captar cómo las neuronas se comunican entre sí mediante impulsos eléctricos

La fotografía digital perdió ciertas cosas en la transición desde lo analógico, pero el avance en velocidad es una ventaja enorme. Ahora podemos, incluso de forma doméstica, grabar vídeos a cámara superlenta como si de una cámara de cine se tratara. Pero la investigación va siempre por delante y sus usos de la tecnología llegan mucho más allá de lo imaginable. Así, una de las cámaras más rápidas del mundo puede capturar y reflejar cómo las neuronas se comunican a través de impulsos eléctricos.

Con el objetivo de conocer más sobre el funcionamiento del cerebro, los investigadores han empleado un nuevo tipo de fotografía ultrarápida llamado Fotografía Ultrarrápida Comprimida (CUP), que captura un pulso de láser de picosegundos moviéndose, o lo que es lo mismo, superar a la anterior tecnología líder, que era capaz de tomar 100.000 millones de cuadros por segundo. Con la técnica CUP se consigue mejorar la resolución 2.4 veces, lo que unido a su velocidad, ofrece unos resultados muy superiores en nitidez.

Neuronas

Tras empezar con la tecnología anterior, la streak camera, para ver cómo variaba el pulso de la luz a lo largo del tiempo, añadieron una cámara digital estándar para ayudar a reconstruir las imágenes en cuanto a resolución, contraste y limpieza del detalle en segundo plano. Así consiguieron capturar imágenes de pulsos de láser en el aire cada picosegundo. Lo bueno es que este tipo de tecnología se puede aplicar a microscopios y telescopios, según los responsables de la investigación, con lo que sus aplicación a la astronomía y a otras ciencias podría ser un hecho.

Permite observar las neuronas en el sentido de que estas se mueven a 100 metros por segundo, una velocidad muy alta para sistemas tradicionales pero asumible por el suyo. Así podrán estudiar, más tarde, las conexiones neuronales y el resto del cerebro, sin perder de vista otros ámbitos, como la eficiencia de la combustión de gasolina.

anterior artículo

Drones para controlar la contaminación lumínica

Drones para controlar la contaminación lumínica
siguiente artículo

Impresión 3D: abriéndose camino hacia las oportunidades de negocio.

Impresión 3D: abriéndose camino hacia las oportunidades de negocio.