Learnovationday036

Cuando la analítica web se aplica a la educación

Supongo que todos en mayor o menor medida hemos oído hablar de la analítica web, es decir, aquella disciplina que recoge, sistematiza y analiza información sobre el tráfico en Internet y los usos de navegación de los cibernautas. Pero quizá el concepto “analíticas de aprendizaje” (Learning Analytics) no nos resulta tan familiar.

Precisamente la última edición del evento Learnovation Day, que se celebró el pasado 23 de mayo en el Espacio Fundación Telefónica se centró sobre este tema, que resulta tan novedoso como desconocido para todos aquellos que no estamos inmersos en las últimas tendencias relacionadas con la innovación educativa.

Learnovation Day es un ciclo de seminarios organizados por el Centro Superior para la Enseñanza Virtual (CSEV), la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), Inkubica Labs y Telefónica Learning Services (TLS).  El propósito es apoyar la innovación de los procesos de enseñanza, a través del impulso de la creatividad, el cambio del paradigma en la educación, la incorporación de las nuevas tecnologías  y el análisis sobre su papel como motor de cambio hacia un aprendizaje más personalizado.

Los expertos Erik Duval, Dolors Reig, Salvador Ros y Tomás Martínez, participaron en un animado debate moderado por un viejo amigo de este blog, José de la Peña.

El punto de partida de esta macrotendencia educativa que es la analítica de aprendizaje ha sido el crecimiento exponencial que han conocido en usuarios e importancia las redes sociales. Se considera que han estimulado el campo de la investigación social por la gran cantidad de datos que manejan.

Para Erik Duval en concreto, la apertura característica de Internet y las redes es la clave del aprendizaje: la información quiere ser libre. Y esos inmensos volúmenes de datos pueden ser aprovechados, gracias a la analítica, para sintetizar en un cuadro de mando todas las medidas de un estudiante. Nos permiten conocer mejor a los protagonistas de las acciones formativas.

Duval aportó al evento una intuitiva definición de la analítica de aprendizaje:

“Learning Analytics is about collecting traces that learners leave behind and using those traces to improve learning. As learning moves on line we collect more traces.” (“La analítica de aprendizaje trata acerca de recoger huellas que los estudiantes van dejando y utilizar esas huellas para mejorar el aprendizaje. A medida que el aprendizaje avanza por las redes recogemos más huellas”).

De esta manera, la sociabilidad y la información libre y abierta se convierten en factores para mejorar la educación a través de la analítica. Cuando las cosas se convierten en medibles, entonces son susceptibles de ser mejoradas.

Bajando de los conceptos al terreno firme, Dolors Reig nos ilustra acerca de cómo la analítica puede contribuir a innovar los procesos de aprendizaje, tal como lo ha resumido en su blog.

  • Al estudiante le aporta el reflejo de sus logros y de sus patrones de comportamiento en relación con los demás.
  • Nos puede definir predictores de que los estudiantes requieren de soporte extra. En un contexto de “flipped classroom”, de sesiones online en las que se aprenden los contenidos y sesiones presenciales para personalizar, orientar y resolver dudas, el feedback resulta fundamental.
  • Ayuda a profesores y gestores de la formación a planificar acciones formativas o mejoras futuras. En un contexto de “data como petróleo del siglo XXI”, podremos ofrecer mejor formación, más adaptada a las necesidades y peculiaridades de nuestro público, si le conocemos mejor.

Muchas de las tendencias actuales tecnopedagógicas como los MOOCs, los entornos personalizados de aprendizaje, la ludificación o el uso de multimedia basan su potencial educativo precisamente en la posibilidad de someterse a la métrica, de resultar medibles, evaluables y mejorables (o sustituibles, en caso de no cumplir las expectativas creadas).

Las redes nos proporcionan la oportunidad de llevar a cabo un aprendizaje permanente y el análisis de los datos nos permiten adquirir un mayor conocimiento personal, una mejor formación, y, ¿por qué no?, una mayor felicidad.

Sobre el autor

Pablo Rodriguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc es economista y actualmente desarrolla su actividad profesional en el área de comunicación on line de Fundación Telefónica, en funciones relacionadas con estrategias de social media y gestión de comunidades virtuales. Más artículos del autor »