evitar la pérdida de memoria con videojuegos

NeuroRacer: un videojuego que combate la pérdida de memoria

¿Sabias que la estimulación y entrenamiento continuado con juegos de conducción como NeuroRacer previenen la pérdida de memoria relacionada con el envejecimiento?

Muchos estudios científicos corroboran la necesidad de realizar actividades que estimulen las funciones intelectuales para combatir y/o prevenir enfermedades relacionadas con la pérdida de memoria. Pues bien, un grupo de científicos ha desarrollado un método de estimulación y entrenamiento mental para evitar la pérdida de memoria con videojuegos.

Según la línea de investigación desarrollada por los investigadores de la Universidad de California, el cerebro de una persona de avanzada edad es mucho más flexible de lo que se cree y parece ser que con un plan de entrenamiento intelectual concreto es posible reactivar aptitudes como la memoria, la atención o incluso la capacidad para realizar varias tareas simultáneas, con el fin de evitar que estas habilidades queden mermadas con la edad.

Para corroborar las hipótesis de su investigación, un grupo de expertos en tecnología y entretenimiento colaboró con el equipo de científicos para desarrollar NeuroRacer, un juego de conducción capaz de medir y reparar el deterioro neuronal relacionado con el envejecimiento. Para ello partieron de la premisa de que el videojuego debía mantener expuestos a los jugadores a distracciones constantes durante las partidas para monitorizar la atención y medir la capacidad multitarea de los participantes. De tal forma que desarrollaron varias versiones del mismo videojuego, aumentando el número  de tareas simultáneas en base al grado de dificultad de NeuroRacer.

[Vaya, parece que tenemos problemas técnicos y el vídeo no puede mostrarse. ¿Nos das el aviso por favor? También puedes pasarte por nuestro canal en Youtube que seguro que ahí estará. ]

Para testear la eficacia del videojuego se realizaron sesiones con grupos de personas con edades comprendidas entre los 20 y 79 años de edad, y posteriormente se centraron en franjas de edad comprendidas entre los 60 y 85 años, por ser un grupo con mayor riesgo a desarrollar enfermedades relacionadas con la pérdida de memoria por envejecimiento neuronal. No obstante, para demostrar la eficacia de NeuroRacer, el equipo de científicos californianos midió previamente la actividad cerebral de los participantes del programa de entrenamiento mediante electroencefalografías, para luego ser contrastadas con una nueva medición a concluir el estudio.

Las conclusiones extraídas durante el primer mes de entrenamiento de los distintos grupos de participantes, corroboraron que los participantes de mayor edad tenían mayores dificultades para superar la versión multitarea de NeuroRacer. Aunque pasado el primer mes de entrenamiento, los científicos detectaron una mejora notable de la atención y la capacidad de realizar varias acciones a la vez en el grupo que jugó a la versión multitarea de NeuroRacer.

Tras seis meses de entrenamiento, los resultados obtenidos confirmaron la capacidad de poder intervenir en el envejecimiento neuronal de las personas, mejorando sus capacidades cognitivas jugando. Los participantes de mayor edad no sólo experimentaron una mejora importante de sus aptitudes intelectuales sino que además llegaron a superar los resultados obtenidos por los participantes más jóvenes que no se habían entrenado de esa forma.

NeuroRacer

La medición de la actividad cerebral tras el proceso de entrenamiento constató el incremento de la actividad registrada en las ondas theta, asociadas a la memoria plástica y la capacidad de aprendizaje, en el cerebro de los participantes de mayor edad. Según explica Adam Gazzaley, director del proyecto, el juego continuado con NeuroRacer provocó cambios en el cerebro de los participantes que trajo consigo mejoras en la memoria de trabajo y en la atención de las personas mayores. Por tanto, se confirmó la idea de que es posible evitar la pérdida de memoria con videojuegos diseñados específicamente para tal fin.

Los buenos resultados del estudio confirman la posibilidad de diagnosticar deficiencias neuronales o mejorar las capacidades cognitivas del cerebro con terapias basadas en la estimulación y entrenamiento mediante juegos de conducción como el desarrollado en la Universidad de California. Según explica Gazzaley, ya se han puesto en marcha nuevas líneas de investigación para integrar también este tipo de terapias en jóvenes y niños.

Imágenes | vía pixabay

Sobre el autor

Miguel A. Perez

Arquitecto y master en Arquitectura del Territorio y del Paisaje. Mi interés en el campo del diseño, la tecnología, el social media, internet y las redes son algunas facetas de mi comlejo poliedro profesional. Más artículos del autor »
  • Hans

    Y el enlace? Dónde está el juego xD