Ubuntu Phone OS: Linux llamado a colarse entre iOS y Android

Ubuntu Phone OS: Linux llamado a colarse entre iOS y Android

Uno de los sistemas operativos Linux más reconocidos es la marca Ubuntu, mantenida por la compañía Canonical. Esta misma había anunciado en diversas ocasiones la adaptación de la plataforma para dispositivos móviles. Sin embargo, no ha sido hasta ahora que su fundador Mark Shuttleworth ha presentado una versión para smartphones.

Probablemente se conocerán más detalles de Ubuntu Phone OS en el CES de Las Vegas, pero de momento Shuttleworth – que también ha anunciado su participación en el Mobile World Congress de Barcelona, a finales de febrero- ha obsequiado a los apasionados de Linux con una muestra de las capacidades del sistema operativo móvil. Nuevos gestos táctiles, diferentes a los habituales en Android e iOS, reconocimiento de voz para aplicaciones y una pantalla principal totalmente personalizable son algunas de las novedades que incorpora.

Canonical aún no ha pactado con fabricantes ni con operadores, por lo que Ubuntu Phone OS no tiene de momento socios que vayan a dar vida comercial al proyecto. A pesar de haber sido anunciado ya se prevé que los primeros terminales con la plataforma aparezcan en 2014. Una de las principales bazas con las que juega la plataforma es su integración con el software de la misma marca dedicado a ordenadores y portátiles.

“Hoy hay muchos dispositivos de informática personal: portátiles, tabletas, smartphones. Y utilizamos interfaces totalmente distintas para cada uno de ellos, incluso aunque provengan de la misma compañía. Esto resulta un poco extraño”, ha comentado Shuttleworth en el vídeo de la presentación. El fundador de Canonical se refiere de esta manera a las diferentes caras que presenta un mismo contenido, dependiendo del sistema operativo desde el que se acceda. Ubuntu Phone OS pretende resolver esta fragmentación, integrándose de forma sofisticada con la versión de escritorio de la marca.

Éste es uno de los beneficios del sistema operativo móvil, pero su propuesta va más allá. En Canonical se han ocupado de crear una plataforma que explora nuevas posibilidades de la pantalla táctil. A estas alturas Android e iOS han acabado teniendo casi los mismos gestos y ofrecen una navegación similar. Ubuntu Phone OS añade aire fresco a este terreno. Los laterales de la pantalla se pueden desplegar para obtener acceso rápido al contenido del terminal.

Estando bloqueado el smartphone es posible deslizar el dedo desde el lateral izquierdo y aparecerá una columna con las aplicaciones más recientes. De la parte superior de la pantalla se puede desplegar un menú de acceso rápido a los ajustes del terminal, que también es expansible. El lado derecho abre la última aplicación utilizada, mientras que el extremo inferior muestra las opciones del programa que está en ejecución.

Al desbloquear el terminal el último contenido al que se accedió aparece en la pantalla de inicio, que es totalmente personalizable. En este sentido la plataforma gana respecto a los competidores en el mercado. Si bien Android permite cierto grado de modificación en Ubuntu Phone OS esto se puede llevar al extremo, mostrando aplicaciones o contactos, así como películas y páginas web. La búsqueda está adaptada para integrarse con la Red, por lo que si algo no está en el terminal el sistema lo buscará en Internet. El reconocimiento de voz es otra de las características en las que pretende sobresalir la plataforma. Estará integrado en cualquier aplicación, permitiendo dar comandos de voz adaptados a cada software.

Ubuntu Phone OS apuesta por las aplicaciones web, en HTML5, una filosofía muy ligada al software libre. De hecho Tim Berners-Lee, el inventor de la World Wide Web, ha expresado en diversas ocasiones su malestar a raíz de la fragmentación de la Red que producen los programas web construidos para los diferentes sistemas operativos móviles. Sin embargo, Canonical también pondrá el foco en la creación de software dedicado a su plataforma.

El desarrollo de aplicaciones básicas, como el calendario, la alarma y otras que no pueden faltar en ningún móvil desde el principio está abierto para los interesados. Ésta es una oportunidad para los profesionales del sector de estar presente en el sistema operativo móvil de Ubuntu, que soportará arquitecturas de ARM y x86.

Cómo puede agitar al mercado móvil

Linux tiene un público importante y, sobre todo, muy fiel. Muchos son los que estaban esperando una alternativa sólida de software libre para instalar en su smartphone. No hay que olvidar que ya existen otras plataformas basadas en Unix, aunque no tengan el respaldo de una compañía tan reconocida como Canonical ni de una marca como Ubuntu. De hecho, en las estadísticas de IDC para el mercado móvil los terminales con Linux tenían un 1,5% de cuota  el tercer trimestre de 2012.

Incluso la propia Canonical lanzó al mercado una aplicación para Android que permitía ejecutar Ubuntu sobre la anterior plataforma. Todo esto indica que se ha generado una gran expectativa por ver smartphones Linux. Ubuntu Phone OS tiene la ventaja de que su público no se reduce a los que compren un terminal con el sistema instalado (para ello antes algún fabricante tiene que aceptar construir hardware dedicado). La comunidad de software libre es muy activa y es previsible que pronto encuentren formas de ejecutar la plataforma en dispositivos que funcionan con otro sistema operativo.

Otra parte del público al que presumiblemente aspira Canonical son empresas, interesadas en combinar sus soluciones Linux a escala de servidores y ordenadores de sobremesa con smartphones. Actualmente hay muchas compañías que utilizan este tipo de sistemas para hacer funcionar sus servidores, por lo que Ubuntu Phone OS podría convertirse en una opción atractiva en el mundo corporativo del sector tecnológico.

El mercado de los smartphones hoy en día es cosa de dos. Android e iOS se disputan a los usuarios y constituyen las dos principales opciones para cualquiera que desee adquirir por primera vez un terminal o renovar el suyo. Sin embargo, este duopolio se va a ver cuestionado en los próximos años por plataformas como Windows Phone y también por sistemas basados en software libre.

En un principio Android tomó el rol de sistema abierto en el terreno de los dispositivos móviles. Pero aunque esté basado en código abierto no deja de ser un producto de una de las grandes compañías, Google, que gana toneladas de dólares con este negocio. Además, aunque la personalización y las modificaciones del software son realizables en esta plataforma, existen limitaciones, muchas veces asociados a las reglas que imponen fabricantes y operadores.

La filosofía del software libre es otra y ahí es donde entran los sistemas Linux. Ya han surgido algunas iniciativas en este sentido, como MeeGo, la plataforma en la que trabajaron Intel y Nokia  que nunca llegó a despegar. Pero sus cimientos han sido aprovechados por Samsung, el mayor fabricante de móviles en estos momentos, que ha hecho de Android su bandera, para lanzar en un futuro próximo Tizen, su propia apuesta respaldada por la Fundación Linux. Los primeros terminales podrían estar en el mercado este año.

La Fundación Mozilla también tiene previsto lanzar su propia plataforma para smartphones. Firefox OS, basada en el conocido navegador, funcionará con un kernel Linux y será una opción más para los ávidos de software libre en su smartphone. Habrá que ver cómo evoluciona el mercado, ya que el interés por estos nuevos sistemas operativos basados en Linux está latente y queda reflejado en la participación que tienen en los portátiles y ordenadores de sobremesa.

Se puede decir que el lanzamiento de Ubuntu Phone OS, si no llega en un principio a un volumen relevante de consumidores sí que dinamizará la comunidad de desarrolladores Linux en el terreno de los dispositivos móviles. Una apuesta de estas características podría servir de acicate para crear un ecosistema sólido de aplicaciones y, por tanto, una opción competitiva.

Sobre el autor

Pablo G. Bejerano

Periodista especializado en nuevas tecnologías. Interesado en todo lo que tenga que ver con Internet y sus posibilidades para cambiar la vida de las personas. Más artículos del autor »