tendencias tecnológicas 2023
  • 31 enero, 2023
  • METAVERSO 
  • 5 min

Los avances del metaverso: pasos reales en un mundo virtual

Hoy en día, nadie se sorprendería al escuchar hablar de los mundos virtuales. Es más, tan solo hay que mirar a sectores como el de los videojuegos para observar cómo estos llevan conviviendo ya varios años con nosotros. Creación de personajes, interacción con otros jugadores, misiones que completar… Son muchas las similitudes de estos juegos con el metaverso. Pero ¿cuántos de vosotros podéis explicar qué es y cómo funciona? 

La palabra metaverso, con origen en la novela “Snow Crash”, se refiere a una realidad alternativa en el que próximamente todos podremos adentrarnos para vivir experiencias similares a las de nuestro día a día. En otras palabras, es un universo virtual y paralelo al nuestro, en el que podremos realizar acciones de nuestra vida cotidiana. Precisamente este es el propósito del metaverso: imitar al máximo las vivencias reales, alejándose de la fantasía de los mundos virtuales de los videojuegos. 

¿Y cuáles han sido sus progresos hasta ahora? ¿Cómo podremos sumergirnos en este mundo alternativo? Hay muchas preguntas que surgen en nuestras mentes a la hora de hablar sobre el tema. Te ofrecemos una guía para conocer los primeros pasos que se han dado en el metaverso y todas las posibilidades que existen en estos momentos. ¡Sigue leyendo y resuelve tus dudas! 

El comienzo de un futuro prometedor 

Lo primero que debemos conocer es que, al igual que ocurre con Internet, el metaverso no se encuentra en manos de una sola compañía. De esta forma, son varias las empresas —y los sectores— que están luchando por el desarrollo de este mundo de posibilidades. Meta, Microsoft, Google o Nvidia son tan solo algunos de los nombres que están liderando este proceso.  

Operadoras como Telefónica también están adaptando sus redes trabajando en las tecnologías de baja latencia, el Edge Computing y las redes programables y, simultáneamente, desarrollando productos y servicios relacionados con las experiencias inmersivas y las economías Web3. ¡Descubre todas las sorpresas que destapó la compañía en su primera edición del Metaverse Day! Sin embargo, todos estos proyectos virtuales no se encuentran enlazados entre sí, por lo que la idea a la que aspira de llegar a una herramienta descentralizada y conectada todavía está muy lejos. 

De este modo, el metaverso atraviesa en estos momentos un escenario comparable al que vivía Internet hace 30 años. Es decir, se intuye la relevancia que va a tener en nuestras vidas, pero no se conoce exactamente cómo va a afectarnos. Así, se trata de una tecnología aún en sus fases iniciales, cuya aplicación en el día a día no es del todo clara. Sin embargo, se han empezado a apreciar determinadas tendencias que apuntan a convertirse en el futuro de todo ello. 

Realidad Virtual, Realidad Aumentada, criptos… Son muchos los conceptos que aparecen en nuestra cabeza al mencionar la palabra metaverso. Lo fundamental que debemos comprender es que, del mismo modo que la Web 1.0 se caracterizó por los enlaces y la Web 2.0 por la interacción de los usuarios, la Web3 se basa en la generación e intercambios de activos digitales —también conocidos como NFTs—, empleando la tecnología blockchain. Precisamente esta cadena de bloques es el pilar fundamental para que el metaverso avance hacia la descentralización de la que hablábamos anteriormente y los individuos puedan ser dueños de sus datos. 

Un universo de oportunidades dentro de tu habitación

Al igual que para introducirnos en el agua necesitamos un equipo especial, para bucear en el metaverso necesitaremos una serie de herramientas que nos ayuden a acceder a este nuevo ambiente. Lo mismo sucede con Internet, con el cual se interactúa a través de una pantalla. No obstante, en el caso del metaverso los límites son mucho más amplios, derribando las barreras de los ordenadores para brindarnos una experiencia verdaderamente inmersiva.  

De este modo, y a pesar de que es posible acceder a él mediante cualquier dispositivo, aparatos como las gafas de realidad virtual o aumentada ya son capaces de ofrecernos una sensación de realidad, para que actuar en este mundo virtual sea una aventura más completa y llena de oportunidades.

Esta tecnología se encuentra formada por un mundo digital, en el que un grupo de personas pueden habitar e interactuar entre ellas, además de con su entorno. De esta forma, cualquier ciudadano de a pie puede crear su propio avatar, relacionarse con otros individuos, desplazarse en el espacio o incluso crear un entorno laboral en el que poder trabajar y hacer negocios. Asimismo, ya son varias las empresas que se han interesado en aprovechar las vías de negocio que planea el metaverso, lo que probablemente dará forma a un nuevo sistema financiero, similar al de la realidad física, que esté basado en blockchain y las criptomonedas.  

Hasta dentro de unos años será imposible saber con certeza si el metaverso va a convertirse en el nuevo Internet. Todo apunta a que va a transformarse en una prolongación del mundo real, tal y como las apps lo hicieron las páginas web. Hasta el momento, todo son proyectos a futuro, en el que muchas compañías como Telefónica se han implicado —véase con la preparación del camino con la fibra óptica y el 5G para sustentar esta nueva tecnología —. No obstante, las bases ya están establecidas y no podemos ignorar la importancia de este fenómeno en nuestra próxima nueva realidad

RELACIONADOS

Napster

Napster y la tokenización de activos musicales

Sumidos de lleno en el “Crypto Winter”, con la capitalización crypto +60% abajo durante 2022, varios escándalos y bancarrotas acumulados y la confianza del...