Calorías de contenido e información de dietas

Escrito por , 11 de marzo de 2018 a las 17:30
Calorías de contenido e información de dietas
Conocimiento

Calorías de contenido e información de dietas

Escrito por , 11 de marzo de 2018 a las 17:30

Lo que la historia de los alimentos, cultura y corporaciones pueden enseñarnos a ayudarnos a enfrentar la obesidad mental en una edad hiperconectada.

El tiempo nunca ha sido escaso. Irónicamente, el esfuerzo invertido en ahorrar más mediante la racionalización del trabajo, el hogar y hasta de uno mismo, se ve atizado por oportunidades ilimitadas para llenarlo nuevamente, y no siempre con las cosas significativas que planeamos llenar. Tal y como están las cosas, conseguimos llenar 10 horas y 52 minutos de contenido de medios y comunicaciones en nuestro tiempo todos los días (y en solo 8 horas o más de tiempo real), de acuerdo con el último informe de Ofcom.

Como el acceso se vuelve ilimitado, y el contenido continúa siendo infinitamente abundante, vale la pena contemplar (y posiblemente incluso mitigar) lo que depara el futuro para nuestras mentes y la atención colectiva en este contexto. En otras palabras, debemos asegurarnos de que estar conectado sea un modo de ser más sostenible, en lugar de ser un perpetrador de la “obesidad mental”. Con ese fin, vale la pena mirar hacia la industria alimentaria, para ver qué puede enseñarnos sobre la tentación, la ignorancia y cómo lograr un cambio positivo en la conducta.

Una breve historia de la cultura alimentaria

En la década de 1950, la cultura de consumo de la posguerra se vio seducida rápida y profundamente por alimentos elaborados y de conveniencia. Al igual que los primeros productos blancos, la comida de conveniencia (incluyendo la comida rápida) prometía la liberación de tareas que llevan tiempo, como cocinar y limpiar. De esta forma, permitió a las personas trabajar más, hacer más cosas y pasar más tiempo de calidad con sus allegados.

La gente confió a los grandes fabricantes de alimentos sus gustos y dinero, y la producción en masa se convirtió en un sello de calidad. Sin embargo, para satisfacer la creciente demanda de alimentos de bajo coste, se inventaron nuevos procesos de producción y ciencias, se agregaron nuevos conservantes y se crearon nuevas reglas para el consumo mediante el marketing y la publicidad (inevitablemente, buscando más consumo, más a menudo). La santa trinidad de sal, azúcar y grasa engendró lealtad directamente en el centro de placer del cerebro del consumidor, posiblemente, a expensas de muchas arterias y cinturas, pero, en la mayoría de los casos, era la única dieta conocida y / o asequible.

Tras décadas de fácil acceso a alimentos sabrosos, y más tarde procesados, las sociedades desarrolladas están sufriendo las consecuencias de su ignorancia sobre si este alimento era o no bueno para ellos en un nivel fisiológico y emocional en primer lugar. La obesidad sigue aumentando y las intolerancias se están volviendo cada vez más comunes, tanto que Danone, uno de los mayores productores mundiales de productos lácteos, adquirió White Wave, uno de los mayores productores mundiales de leche con nueces y otras alternativas lácteas, en 2016.

Tampoco es de extrañar que nos encontremos en un boom de bienestar y aptitud física: un intento de corregir en exceso los efectos de los alimentos procesados y los estilos de vida pobres en el tiempo (aunque algunos argumentarán, con razón, que también es un intento de recuperar el control en un mundo en el que no hay ninguno, o simplemente está listo para la cámara en todo momento).

Las membresías de gimnasios están aumentando, las sesiones cross fit/barra/lifting son ahora aceptables en las redes sociales (amenazando con reemplazar los recuerdos de experiencias emocionantes o muestras de riqueza material como el nuevo proxy del éxito social). Los alimentos “limpios” y “crudos” y “activados” se han graduado de Whole Foods y ahora se encuentran en los estantes de las calles principales. La tecnología está trabajando implacablemente para darnos huevos sin huevo, carne sin carne y batidos optimizados para las necesidades nutricionales sin causar estragos en el cuerpo y el planeta, y mucho menos perder tiempo cocinando para aquellos que no se preocupan por la comida más allá de su función.

El grado en que el daño existente se está revertiendo, o el daño futuro se está mitigando, por todos estos esfuerzos es difícil de probar. Las divisiones socioeconómicas que niegan el acceso a alternativas, y mucho menos tiempo para el autocuidado o la superación personal, se amplifican inevitablemente. Pero la corriente hacia el cambio es innegable.

Dulces cibernéticos

Hoy en día, acceder a la información y el contenido es más fácil que nunca, donde sea y cuando sea conveniente leerlos o visualizarlos. Y al igual que los dulces, es difícil resistirse a alcanzarlo, es difícil resistirse a sobrepasar el umbral de tolerancia, y es difícil desarrollar una disciplina sobre cuánto de lo que es ‘saludable’ consumir.

Los efectos de la obesidad física son sorprendentemente similares a algunos de los efectos de la obesidad mental que observamos en un estudio reciente con adolescentes y adultos jóvenes hiperconectados. El informe implicaba privar a un grupo de conectividad, mientras que sobreestimulaba a otro con acceso abundante a la red. Reveló que la baja energía (comúnmente asociada con la obesidad física) también podría atribuirse a períodos sostenidos de contenido de observación compulsiva, una serie de transmisiones sociales o la caída del llamado “agujero de conejo” en YouTube, Instagram o Wikipedia cuando la curiosidad surge. Los pulsos caen, la respiración se regula, y la sedación entra en acción.

A su vez, los sujetos que se vieron privados de red informaron sentirse más activos (y más sociables con personas reales y relajados) durante todo el experimento. En contraste, aquellos que estaban sobreestimulados se sentían desconectados, abrumados y temían la adicción si el acceso ilimitado llegara a convertirse en su realidad (lo que sabemos que sucederá).

Además, cada vez hay más pruebas de que los vínculos entre el contenido generado por el usuario y los graves efectos físicos: un estudio japonés recientemente estableció un vínculo entre los atracones de televisión y un mayor riesgo de desarrollar embolias pulmonares, que también corren riesgo de padecer obesos. También hay una larga lista de problemas de salud emocional. Esto incluye una baja autoestima, desencadenada, como lo han comprobado múltiples estudios, al pasar un tiempo excesivo mirando las supuestas mejores vidas/hogares/físicos/rostros/vacaciones/abdominales de otros en las redes sociales. Además, el trastorno narcisista de la personalidad, según lo afirma un reciente estudio estadounidense, está aumentando tan rápido como la obesidad.

El hecho de no obtener una respuesta o validación de contenido o mensajes compartidos provoca ansiedad, lo que, como descubrió nuestro estudio, el 37% de los jóvenes de 16 a 24 años hiperconectados admite sentirse afectado en esos casos.

Sugerir implícitamente que uno no es suficientemente bueno ha sido un tema principal en los medios de estilo de vida y la publicidad durante décadas; sin embargo, ya no se limita a la publicidad mensual de una revista o a la publicidad consumida pasivamente, sino que se amplifica, de barril, en la corriente infinita, muchas veces al día.

A medida que se cristalizan los paralelismos entre los impulsores y los efectos de la comida fácil y sabrosa, y del consumo de información/contenido, vale la pena considerar cómo podría ser una relación más sostenible con este último. Por lo tanto, vale la pena aprovechar lo que nuestros más de 60 años de relación con la comida han enseñado a humanos y empresas por igual.

Índices y RDA

Uno de los primeros intentos de equilibrar las dietas fue formalizar los valores calóricos y minerales y estandarizar en las dietas. La premisa era simple e importante (ayudar a las personas a tomar mejores decisiones para mantener su salud), aunque las matemáticas resultaron complejas, impenetrables y aburridas para ser seguidas meticulosamente.

No obstante, creó un sentido de “bueno” y “malo”, de límites para las calorías y cantidades óptimas de sal, grasa y azúcar, que, en su núcleo, ayudaron a crear una sensación de responsabilidad y tomar las decisiones “correctas” entre los que querían hacerlo. Los medios de comunicación fueron utilizados por los “santos” de la corriente principal y desempeñaron un papel vital que avergonzaba a las corporaciones para que tomaran mejores decisiones.

Esto ahora plantea la cuestión de si la información y el contenido también podrían beneficiarse de un “índice” y una “asignación diaria recomendada”, lo que permitiría a las personas obtener una mejor comprensión de cuánto de lo que deberían consumir para retener una mejor calidad de la mente.

Además, aunque quizás sea absurdo imaginarlo ahora, la información y las experiencias de contenido podrían mostrar tales unidades, valores y concesiones junto a ellas mismas. Pudo haber habido muchos jadeos cuando el fabricante de salsa de pasta Dolmio se embarcó en imprimir advertencias de estilo de etiqueta de cigarrillo en su empaque, pero hay una lección que aprender para asumir una mayor responsabilidad cuando su consumidor no está dispuesto a comerciar con el gusto o valor para alternativas más costosas o que requieren mucho tiempo.

‘Dietas informativas’

Ya sea mitigando una dolencia relacionada con la dieta, un efecto físico no deseado de los malos hábitos alimentarios, o manteniendo el bienestar personal, los programas de dieta siguen siendo una solución buscada para aquellos que buscan el cambio (por una suma de aproximadamente 600 mil millones de dólares anuales). Sobre la base de un índice y una RDA, hay tres tipos de dietas de las que aprender para traducir la conciencia en acción.

Incluyen dietas dirigidas por la abstinencia, desde ayunos completos hasta purgas específicas de los ingredientes de la ingesta diaria de alimentos, como Atkins (sin carbohidratos) o desintoxicantes de azúcar. Existen dietas más indulgentes que evitan totalmente la privación de los placeres al intentar equilibrarlos con el espacio, como la dieta 5/2, en la que se consume un número limitado de calorías los dos días de la semana. Finalmente, existe la dieta de “alimentación limpia”, que reemplaza los alimentos procesados con alternativas más saludables.

Dejando a un lado las controversias sobre cada dieta citada (hay muchas, particularmente sobre la última), ya que las personas se ven expuestas al equivalente de un lujoso buffet de todo lo que se puede comer cada vez que se abre un flujo de medios, veámoslos como planos. Planos, que pueden ayudar a las personas a encontrar la mejor manera de equilibrar las experiencias de contenido/información “buenas” y “malas”, y a determinar una ingesta óptima.

Entrenadores y programas

Múltiples estudios sobre la eficacia de las dietas han revelado que las personas con dietas que requieren actividades de recuento de calorías tienen una tendencia a contar y reportar por debajo. Basta con decir que, cuando se los deja solos, los humanos no tienen una gran trayectoria con unidades intangibles, y mucho menos cuando se trata de alcanzar objetivos alimentarios o resistir la tentación. La vida a veces solo interfiere con ordeñar las almendras, y cuando lo hace, solo lo hará una barra de Mars.

Del mismo modo, un escapada a Desembarco del Rey o Calabasas a menudo prevalecerá sobre las conversaciones de TED cuando el impulso es para relajarse y escapar. Entonces, en una era donde todos pueden tener un entrenador personal para su condición física, nutrición o mente en el bolsillo, la tecnología también podría ser implementada y adaptada a los parámetros de cada individuo, capacitándolos para mantener una ‘ingesta’ más adecuada para sus vidas.

De hecho, ya estamos viendo surgir un género de productos diseñados para digerir y filtrar noticias y flujos de comunicación para nosotros (como Watchup y Google Allo), y otro que nos ayudan a cerrar las mismas distracciones a cambio de focalizar (como Freedom or Go F *** ing Work). Los sectores de fintech y fitness abundan en servicios de finanzas personales y de entrenamiento deportivo, respectivamente, por lo que la idea de un “coach de contenido” podría alinearse bien con la tendencia hacia la recopilación de un conjunto de agentes especializados.

Hacia una atención sostenible

Si bien es tentador explorar cómo podría ser el equivalente a los paquetes de Internet y datos móviles de estilo Coke-Zero, y cómo transferir el equivalente de un impuesto sobre el azúcar a por ejemplo servicios de transmisión de TV en tiempo real o la pestaña “Descubrimiento” de Instagram , vale la pena hacer una pausa aquí. Estos son simplemente algunos de los primeros pensamientos, maduros para el debate y la agudización.

El informe de Ofcom antes mencionado sobre el panorama de la comunicación contiene un capítulo completo sobre “enfrentar el mundo conectado”, destacando las áreas de excesos diarios de Internet y sus efectos negativos (descuidar las tareas domésticas, perder el sueño y alejarse de los familiares). También cita el auge de la “desintoxicación digital” en la cultura, un proceso caracterizado por la abstinencia deliberada (que, por un porcentaje pequeño, aunque notable, también incluye “reducir” su tarifa de datos móviles y optar por teléfonos más ligeros).

Antes, como teleco, nos encontramos luchando contra la epidemia de la “obesidad mental” en modo solución, o incluso siendo avergonzados por los medios (que está en marcha, bajo el paraguas de la militarización de las redes sociales) y los movimientos sociales emergentes (como timewellspent.io) para el negocio en el que nos encontramos, la información principal sugiere que es hora de pensar cómo podemos alentar a nuestros clientes a tener una relación más sostenible con la información y el contenido. Idealmente, es una relación que permite, en lugar de negar, el disfrute, el escape, la curiosidad y simplemente sentirse “enchufado” a las grandes corrientes de información y contenido al alcance de la mano, pero de una manera que es finita, equilibrada y saludable.

anterior artículo

Escocia tiene previsto prohibir las pajitas de plástico a finales del próximo año

Escocia tiene previsto prohibir las pajitas de plástico a finales del próximo año
siguiente artículo

Aprende a imprimir en PDF con cualquier dispositivo

Aprende a imprimir en PDF con cualquier dispositivo

Recomendados