Cuatro empresas españolas que trabajan con Big/Open Data

Escrito por , 7 de noviembre de 2012 a las 17:58
Cuatro empresas españolas que trabajan con Big/Open Data
Fundación Telefónica

Cuatro empresas españolas que trabajan con Big/Open Data

Escrito por , 7 de noviembre de 2012 a las 17:58

El Espacio Fundación Telefónica acoge esta semana las jornadas Vivir en un mar de datos”donde expertos y emprendedores abordan las cuestiones que plantean conceptos que se están volviendo tan presentes como el Big Data. La mesa redonda “Empresas españolas en el mundo de los datos” ha reunido a cuatro firmas nacionales que se mueven en esta cuestión como pez en el agua. Se trata de Cubenube, Libelium, Mirubee y Aisoy Robotics, cuyos representantes han mostrado al público asistente cómo basan sus negocios en los datos, en recogerlos, procesarlos y convertirlos en información útil.

Cubenube

Para abrir fuego estaba el CEO y cofundador de Cubenube, Gonzalo Martín. Su plataforma sirve para algo que suena tan sencillo como ayudar a tomar mejores decisiones a sus clientes teniendo en cuenta información valiosa. Parece fácil, pero detrás de este concepto se esconde una maquinaria que combina la recolección de datos (gracias a sensores o al Internet de las Cosas) con su procesado, su almacenamiento en la nube y, para terminar, su presentación en forma de gráficos.

Cuando Cubenube habla de aportar información valiosa se refiere a aquella compuesta por datos novedosos que llegan en el momento preciso. Para definirla mejor, se apoya en tres uves: velocidad, variedad y volumen. Jugando con esas categorías dan a cada cliente el servicio adecuado.

Este método se aplica a casi cualquier campo. Por ejemplo, el de la salud, y con sorprendentes resultados. Gracias al procesado del genoma humano han conseguido reducir el tiempo que se tarda en diagnosticar una enfermedad rara en un paciente. Si antes eran necesarios unos cinco años, Cubenube ha conseguido reducir la espera a una hora.

En otros sectores, como el agrícola, el conocimiento de información precisa sirve a los trabajadores para saber cuándo es mejor regar sus cultivos o cómo se debe gestionar un viñedo o una bodega. En este caso, la variedad y el volumen de los datos son los parámetros más importantes.

Cubenube es un ejemplo de cómo el Big Data puede ser de utilidad en la vida diaria de millones de personas, mejorando hasta los aspectos más insospechados.

Libelium

Iniciativas como Cubenube se benefician de la sinergia de elementos independientes. Uno de ellos es la recolección de los datos que más tarde se procesan, una tarea que requiere de sensores para ser llevada a cabo. Libelium es un ejemplo de empresa dedicada al diseño y la fabricación de tecnología de hardware para la creación de estas redes de sensores inalámbricos.

Uno de sus productos es Waspmote, un dispositivo de bajo consumo que permite crear redes inalámbricas integrando más de cincuenta sensores diferentes, para medir diferentes parámetros. Sus servicios están abiertos a ser utilizados tanto por las industrias como por las iniciativas de smart cities o, directamente, por parte de los ciudadanos.

El enfoque de Libelium es el de hacer las cosas más fáciles a los clientes. Los proveedores de tecnología son los que deben adaptarse a las necesidades de los usuarios. Sus sensores giran en torno a tres ideas clave: deben servir para medir cualquier cosa (luz, temperatura, humedad,…), deben poder enviar datos utilizando distintos protocolos (Wi-Fi, ZigBee, GPRS, NFC,…) y deben llegar a cualquier plataforma (Android, iOS, Twitter,…).

Libelium está involucrada en proyectos en más de 45 países, dando servicio a Smart Santander, a marcas como Ericsson o ayudando a monitorizar la radiación en la zona afectada de Japón tras el desastre de Fukushima.

Mirubee

Álex Barberá fue el encargado de hablar de Mirubee, una startup que participó en la primera edición de Wayra. Se trata de un servicio de monitorización de la energía que se gasta en una casa, una información realmente útil para cualquier familia.

Mientras que con la telefonía tenemos muy claro cuánto cuesta un SMS o una llamada de 10 minutos, lo que gastamos en un domicilio es mucho más impreciso. ¿Por cuánto salen un par de horas de aire acondicionado? ¿Y de calefacción? Mirubee se encarga de medir y procesar la información del consumo para mostrárselo al usuario en forma de gráficos. Así, entender el gasto en el hogar se hace mucho más sencillo, lo que permite actuar en consecuencia para ahorrar energía y dinero.

El sistema que utiliza mide el consumo al segundo y de forma independiente para cada electrodoméstico o servicio, consiguiendo una gran precisión, que se procesa en la nube gracias a un algoritmo de inteligencia artificial y luego se muestra en imágenes. Además de proporcionar estos datos a los usuarios, Mirubee es también social, y su comunidad da consejos y recomendaciones para optimizar los recursos de los clientes en casa.

Pero no solo los particulares se benefician de sus servicios, sino que las compañías eléctricas también pueden hacerlo. Las firmas conocen poco de sus clientes, pero saber cómo es su consumo de forma detallada y desagregada puede servir para entender mejor cómo gastan y qué productos deberían ofrecerles según sus necesidades.

Aisoy Robotics

Centrado en la robótica pero con conexión con los datos está Aisoy Robotics, que ha sido presentado por su Product Manager, Diego García. Aunque las bases de la inteligencia artificial están asentadas, hay campos en los que no se ha explorado. Por ejemplo, el del ocio y los juguetes para niños. Ese es el objetivo que persiguen, crear los muñecos del futuro.

Para ello, tienen a Aisoy1, un simpático robot con sistema operativo Linux, reconocimiento de voz y distintos sensores que quiere convertirse en el juguete con el que soñaban los niños hace cincuenta años pero que todavía no ha llegado.

Gracias a los receptores de información, el robot puede actuar en consecuencia. Para ello, es necesario que se hayan procesado de tal forma que pueda entenderlos. Mientras que muchos robots sirven para realizar funciones mecánicas o trabajos similares a los que hacen los humanos, pero Aisoy no tiene nada que ver con ellos. Es un robot social.

El muñeco es capaz de expresar emociones. Para conseguirlo, emplea la simulación, tomando como punto de partida catorce estados de ánimo diferentes a partir de los cuales se generan las demás. Una de características más representativas es que es capaz de hablar, y lo hace en español. Cuando se pregunta a Diego García por este hecho, admite que en un primer momento se pensó en realizar su lanzamiento en inglés, pero finalmente se optó por el castellano.

Internacionalización

Sin embargo, los siguientes pasos de Aisoy1 miran fuera de nuestras fronteras. Cuentan con el apoyo de una empresa polaca para el reconocimiento de voz en inglés, clave para lanzarse al mercado anglosajón.

En este sentido, el resto de las empresas presentes en la jornada piensaa también que limitarse a un solo territorio no es la mejor idea. En el caso de Libelium, sus sensores están en los cinco continentes y Mirubee mirar hacia Europa. En cualquier caso, expandir sus servicios más allá del país donde se crearon es un pensamiento recurrente entre startups y emprendedores. Como dijo Gonzalo Martín, de Cubenube, al final de su turno, “La innovación es gente pequeña pensando en grande”.

Imágenes | Fundación Telefónica.

anterior artículo

Innovación social con sello Wayra para mejorar el mundo

Innovación social con sello Wayra para mejorar el mundo
siguiente artículo

Experimentos de atención al cliente con “Youtube”

Experimentos de atención al cliente con “Youtube”