El ejército americano dice no a los wearables con geolocalización

Escrito por , 22 de agosto de 2018 a las 21:32
El ejército americano dice no a los wearables con geolocalización
Digital

El ejército americano dice no a los wearables con geolocalización

Escrito por , 22 de agosto de 2018 a las 21:32

En enero de 2018, Strava, aplicación de running, geolocalizó los entrenamientos de los soldados norteamericanos. El mapa de calor señalaba bases militares secretas y rutas de patrullas de ejércitos,

La polémica surgida con los mapas de calor de Strava y las localizaciones de bases militares estratégicas y secretas ha llevado al ejército de Estados Unidos a prohibir el uso de cualquier tipo de aplicación que registre su ubicación para evitar que las bases o zonas que no deban ser públicas o zonas de guerra sufran una brecha de seguridad.

Estados Unidos ha cortado por lo sano con las aplicaciones de fitness con geolocalización. Según Yahoo News, todas aquellas aplicaciones que detecten y registren la ubicación quedan prohibidas para militares que se encuentren en localizaciones reservadas y zonas de guerra.

De hecho, serán tan tajantes que ni siquiera podrán usar las pulseras inteligentes que dispongan de GPS y puedan compartir los datos en redes sociales. Tendrán que ser todas ellas desactivadas. Una consecuencia muy lógica tras el escándalo del conocimiento de bases y las rutas de convoyes militares en los mapas de calor de Strava. Aunque parece que la prohibición no se hará extensible a todas las bases.

Para que los miembros de estos cuerpos de seguridad entiendan la amenaza real que supone el registro de su geolocalización y de sus movimientos en estas redes sociales y aplicaciones, el ejército reforzará los conocimientos de seguridad informática de sus miembros.

Se viene así abajo una fuerte campaña contra la obesidad que los mismos altos cargos militares pusieron en marcha en 2013, según el Washington Post, mediante la que repartieron hasta 2500 pulseras de registro de actividad física.

Los antecedentes

En enero de este 2018, Strava, la aplicación a la que aficionados y profesionales del running o la bici suben sus recorridos de entrenamiento o competiciones tuvo un fuerte revés. Resulta que los militares de bases secretas también entrenan, claro está, y lo suben a dicha aplicación con geolocalización. De esta manera, sus recorridos, dentro de un perímetro seguro, se podían ver a la perfección en los mapas de calor. Todo por la curiosidad de un joven estudiante de Australia, que se puso a ver ‘zonas de entrenamiento’ en lugares con bases americanas.

En esto mapas de calor, los usuarios de Strava de todo el mundo pueden consultar la actividad combinada del resto de usuarios y se descubrió que incluía a centrarles nucleares y bases militares. Es decir, la seguridad de estas localizaciones secretas ponía en peligro la seguridad nacional de varios países, ya que las trayectorias se localizaban incluso dentro de las instalaciones.

geolocalización ejercito BlogStrava

Aplicación de geolocalización, foto vía BlogStrava

Ante la lógica alarma creada y la reacción de miles de usuarios, y de los que no lo eran, de curiosear si las noticias que estaban saliendo sobre bases militares secretas y rutas de patrullas de ejércitos alrededor de todo el mundo era real, comenzaron a buscar lugares conflictivos en los mapas de calor. Y el lío no acababa ahí, si no que se podía obtener información personal sobre los usuarios que habían subido esas rutas.

La polémica se acrecentó cuando Strava atribuyó la culpa de todo eso directamente a los usuarios, ya que en su comunicado oficial aseguraban que son ellos los que “deben marcar las actividades como privadas”. No obstante, casi inmediatamente la compañía comunicó a través de una carta abierta firmada por su CEO, James Quarles, a toda su comunidad que simplificarían sus opciones de privacidad y seguridad para garantizar así el control sobre los datos de sus usuarios. El comunicado llegó tras poner en alerta a Washington y la revisión del Pentágono de su política en geolocalización.

Compromiso con los datos

En la carta señalaban su propósito de colaborar con militares y funcionarios gubernamentales para tratar los datos potencialmente confidenciales; que revisarían sus políticas para que no puedan ser utilizadas por “personas con malas intenciones”, compromiso de incrementar el conocimiento de sus herramientas de privacidad y seguridad, y que sus ingenieros simplificarían esas mismas funciones de privacidad y seguridad para que los usuarios sepan cómo pueden controlar sus propios datos.

Fitbit también se ha apresurado a asegurar su compromiso de confidencialidad con los datos que generen sus usuarios. Sin embargo, parece que al ejército de Estados Unidos prefiere no volver a tentar a la suerte o a la conectividad.

Sin duda, es uno de los casos que nos ayudan a valorar la gran importancia de la ciberseguridad actualmente, en el mundo hiperconectado. Ya que en este caso deriva de un wearable que parecía inofensivo totalmente.

anterior artículo

El matemático alemán Peter Scholze podría haber revelado el secreto de la unificación del álgebra y la geometría

El matemático alemán Peter Scholze podría haber revelado el secreto de la unificación del álgebra y la geometría
siguiente artículo

Esta es la primera planta de África que convierte basura en energía

Esta es la primera planta de África que convierte basura en energía

Recomendados