Islandia capturará el CO2 para sedimentarlo en roca basáltica

Escrito por , 15 de mayo de 2019 a las 12:30
Islandia capturará el CO2 para sedimentarlo en roca basáltica
Futuro

Islandia capturará el CO2 para sedimentarlo en roca basáltica

Escrito por , 15 de mayo de 2019 a las 12:30

El plan que Islandia tiene en marcha servirá para capturar el CO2 procedente de la energía geotérmica, con el fin de reducir las emisiones en la atmósfera.

Lo habitual es que se identifiquen las emisiones contaminantes para la atmósfera con combustibles fósiles. Sin embargo, el dióxido de carbono, el metano y otros compuestos no siempre necesitan este empuje para pasar a engrosar el cúmulo de emisiones.

En Islandia, donde hacen un uso intensivo de la energía geotérmica, se han planteado los perjuicios que esta tiene. Y es que no deja de ser una fuente de emisión de dióxido de carbono a la atmósfera. No resulta tan dañina como otras fuentes de energía, pero sí lo suficiente para buscar una solución.

El país ha estudiado la problemática. Preocupados por las emisiones, pese a que la mayor parte de su energía proviene de una fuente renovable y menos contaminante, los islandeses han emprendido una iniciativa encaminada a retirar de la atmósfera el dióxido de carbono que contiene el vapor geotérmico.

Cuando la energía geotérmica se pone en funcionamiento se liberan una serie de gases a la atmósfera. Y para paliar esto es necesario capturarlos. El proyecto empezó hace una década y ahora han comprobado que la fase piloto tuvo éxito. Durante dos años se logró capturar el CO2 y mineralizarlo como mínimo en un 95%.

Capturar el CO2

El proceso

El objetivo es capturar el CO2 y adherirlo a la roca basáltica. Para ello se ha diseñado un sistema para sedimentar el dióxido de carbono a cierta profundidad , por debajo del suelo. En lugar de permanecer en forma de gas, se disuelve para que se convierta en roca por debajo de la superficie terrestre.

El vapor procedente de la energía geotérmica en Islandia mueve las turbinas que aportan energía. Pero después, se captura. Los gases entran por la base de una torre y ascienden hasta la parte superior, donde se encuentran con agua fría. En ese momento el dióxido de carbono se disuelve en el agua.

Tras este paso, el agua carbonatada se conduce a una milla bajo tierra. Allí reacciona con el basalto y produce nuevos tipos de roca. Permanece fijado a este sustrato , de manera que no puede escapar hacia la atmósfera. De esta forma es como el país invierte en tener una energía geotérmica más limpia.

Imágenes: Bernd Thaller, Erre Taele

anterior artículo

Aprender a predecir la intención del peatón

Aprender a predecir la intención del peatón
siguiente artículo

Una segunda vida para las baterías de coches eléctricos

Una segunda vida para las baterías de coches eléctricos

Recomendados