La curiosa historia de PowerPoint

Escrito por , 13 de noviembre de 2017 a las 08:30
La curiosa historia de PowerPoint
Digital

La curiosa historia de PowerPoint

Escrito por , 13 de noviembre de 2017 a las 08:30

Érase una vez un programa de ordenador que servía para crear diapositivas para charlas y presentaciones. ¿Quién lo creó? ¿Cuál es su historia?

Cuesta imaginar un mundo sin PowerPoint. Para empezar, cuesta imaginar que Microsoft decida un día eliminar su programa de presentaciones del paquete Office.

Algo que también cuesta imaginar es la época anterior al PowerPoint, cuando no había un ordenador conectado a un proyector para mostrar diapositivas digitales con vídeos, fotografías o gráficos 3D.

Antes de PowerPoint, si querías hacer una presentación necesitabas un proyector de diapositivas, que normalmente venían en forma de pequeñas fotografías cubiertas por un marco de plástico para facilitar el cambiar de diapositiva en una máquina que no siempre te hacía caso.

Otra opción era contar con un proyector de transparencias, que podían ser de tamaño DIN-A4 y que en su momento álgido llegaron a ser en color. Y si no te gustaban estas “moderneces”, podías limitarte a mostrar carteles de cartón o garabatear en una pizarra.

Pero PowerPoint lo cambió todo en los años 90. Se acabó ir a una copistería o centro de reprografía a preparar tus diapositivas o transparencias. Ahora, desde casa mismo, podías crear un archivo que mostraba a todo el mundo texto e imagen en páginas digitales. Sólo tenías que conectar un ordenador a un proyector y maravillar a tu audiencia.

Estamos habituados al uso de PowerPoint, y a sus muchas alternativas. Pero, ¿cómo empezó todo? ¿Quién creó este programa, imprescindible para cualquier reunión o charla?

Primero fue para Mac

Todos tenemos un pasado y Microsoft PowerPoint, con varias décadas a sus espaldas, no es una excepción.

Sus padres son Robert Gaskins y Dennis Austin, dos empleados de una pequeña startup llamada Forethought. Al proyecto se les uniría más adelante Thomas Rudkin.

Un año después de fundarse de esta empresa, empezó el proyecto de crear un programa gráfico acorde a las nuevas tendencias de entonces, donde las computadoras personales empezaban a despuntar.

Las primeras especificaciones de cómo debía ser este programa tenía tan sólo dos páginas y se titulaba “Presentation Graphics for Overhead Projection”, lo que ya daba una pista de cuál sería su propósito.

Tras un proceso de tres años, el primer PowerPoint o PowerPoint 1.0 vio la luz en 1987. Pero sólo para ordenadores Mac, Macintosh en aquel entonces. Vendió 10.000 licencias.

Como curiosidad, se iba a llamar Presenter, pero no pudo ser por problemas legales. El nombre ya estaba registrado.

Entonces llegó Microsoft

Una pequeña startup, creada en 1983, lanza al mercado un software en 1987 que tiene un gran éxito. Como ocurre hoy en día, cuando una empresa despunta, siempre hay una gran multinacional que quiere hacerse con ella.

En este caso, fue Microsoft quien se interesó por PowerPoint. El motivo es que en aquel entonces estaba desarrollando su propio programa de ordenador para realizar presentaciones.

La acogida de PowerPoint tras su lanzamiento fue tan buena, tanto en la prensa como en el público, que Microsoft no tardó mucho en comprar Forethought, la startup propietaria de PowerPoint por 14 millones de dólares de entonces.

Curiosamente, durante el proceso de desarrollo de PowerPoint, a Bill Gates no le atrajo demasiado, a pesar de la recomendación de Jeff Raikes, quien se estaba encargando de desarrollar el programa de presentaciones de Microsoft.

Pero tras la adquisición, Microsoft creó un departamento dedicado, Graphics Business Unit, dentro de la división de software.

PowerPoint 2.0 no tardó en ver la luz, a mitad de 1988. Ya era propiedad de Microsoft pero seguía siendo una exclusiva para Macintosh. No fue hasta 1990 que apareció el primer Microsoft PowerPoint para Windows, en concreto para el ya mítico Windows 3.0. Esta segunda versión ya contaba con soporte para color.

Y en 1992 se lanzó PowerPoint 3.0, que permitía emitir vídeo en proyectores y monitores, más parecido a lo que conocemos ahora.

PowerPoint como parte de Office

El éxito de PowerPoint desde el principio y su propósito para el ámbito empresarial y profesional hizo que desde su primera versión de Microsoft, PowerPoint 2.0, ya formase parte de Microsoft Office, primero en Mac y en adelante también para Windows.

Con todo, también estaba disponible para su adquisición por separado, si bien a partir de PowerPoint 4.0 fue de venta exclusiva dentro del paquete ofimático de Microsoft, que en aquel entonces contaba con Word 6.0, Excel 5.0 y Access 2.0.

La integración en Office ha sido así hasta nuestros días. Si bien al principio se limitó a su venta, más adelante la integración incluyó el uso compartido de plantillas y recursos gráficos, etc.

Después de PowerPoint 4.0 llegó PowerPoint 95 (cuya versión era la 7.0, saltándose así dos versiones para coincidir con el resto de componentes de Office).

Su popularidad fue tal que en 1993 llegó a copar el 78% del mercado de software de presentaciones, subiendo al 85% en 1997 con más de 4 millones de copias vendidas al año.

Las siguientes versiones son más conocidas. PowerPoint 12.0 o 2007, por ejemplo, recibió un gran cambio con la interfaz Ribbon, que añadía botones gigantes y una nueva barra de elementos en la parte superior de la ventana principal para así activar ciertas acciones más rápido. Además, introducía los nuevos formatos Office XML (PPTX en el caso de PowerPoint).

Presente y futuro

Microsoft PowerPoint sigue actualizándose cada pocos años, tanto en su versión para Windows como en la de macOS. Y desde hace tiempo podemos usarlo desde el navegador en su versión web de Office 365.

A PowerPoint le ha surgido competencia, como Apple Keynote o Presentaciones de Google, eso sin contar con la interminable lista de alternativas online, pero sigue siendo la herramienta de presentaciones más popular y PowerPoint es sinónimo de presentación.

Es innegable que las presentaciones y charlas actuales le deben mucho a este programa, para bien o para mal, y que muchas prácticas son heredadas del estilo de PowerPoint.

Veremos qué nos depara el futuro.

Imagen | Pixabay (Autor: StockSnap)

anterior artículo

Los nuevos invernaderos ya generan su propia energía

Los nuevos invernaderos ya generan su propia energía
siguiente artículo

Las bicicletas chinas que vienen a ocupar nuestras ciudades

Las bicicletas chinas que vienen a ocupar nuestras ciudades

Recomendados