Método Pomodoro: aprende rápido y sé más productivo

¿Sientes que el tiempo no te rinde en el trabajo? ¿Te distraes fácilmente al estudiar y no logras aprender bien lo que necesitas? Aplicando en tu rutina el método Pomodoro lograrás alcanzar los objetivos que te propongas.

Esta técnica te permitirá concentrarte en tareas específicas por periodos cortos de tiempo. Así, lograrás priorizar las labores y obtendrás mayor productividad. Para empezar, te contaremos en qué consiste el método Pomodoro.

Método Pomodoro: gestión eficaz del tiempo

No cabe duda de que hay métodos de estudio o trabajo bastante eficaces. El método pomodoro es uno de ellos. El creador de esta técnica fue el italiano Francesco Cirillo, quien la aplicó siendo estudiante universitario en los años 80.

La falta de concentración y las distracciones son obstáculos que podrían dificultar tu trabajo. Por eso, lo que planteó Cirillo fue dedicar varias sesiones de 25 minutos a una sola tarea y realizar pausas de 5 minutos. Así cada persona se dedica exclusivamente a una tarea poniendo toda su atención en ella.

La idea es que en las pausas puedas hacer alguna actividad relajante, tomar un café o dar un paseo corto. ¿Recomendaciones? Desactivar notificaciones de chat y email en tu móvil.

Tras cuatro sesiones de 25 minutos, toma un descanso más prolongado de 20 minutos. ¿Sirve la técnica tanto para el estudio como el trabajo? Sí, para el primero lograrás más concentración, lo que conlleva a asimilar mejor cualquier concepto. Para el segundo consigues ser más productivo.

Alta concentración, cero distracciones

Aplicar el método Pomodoro en tu empleo te permitirá terminar en menos tiempo, con lo cual logras un equilibrio entre vida laboral y personal. También te obliga a priorizar tareas y, con los descansos, evitarás el desgaste mental. Mientras que, si tu propósito es estudiar, la técnica te brinda una alta concentración con el fin de maximizar el rendimiento cerebral.

método pomodoro

Ahora te preguntarás si realmente este método es conveniente para tu estilo de vida. Por eso te mostraremos sus beneficios, así podrás descubrir todas las cosas positivas que trae ponerlo en práctica.

Beneficios del método Pomodoro

Esta técnica para administrar el tiempo traerá beneficios tanto para tu vida laboral como personal. ¿Te suele pasar que aplazas muchas tareas y, a consecuencia, tienes poco tiempo para llevarlas a cabo?

Pues bien, con un calendario eficiente podrás realmente disfrutar tu tiempo libre. Además, con esta técnica lograrás un aprendizaje instantáneo. Estos son algunos otros beneficios:

  • Mejores resultados: mantener una alta concentración durante cada sesión de 25 minutos puede llevarte a generar ideas innovadoras.
  • Trabajar de forma más productiva: al evitar el desgaste cerebral con las pausas logras un rendimiento mucho más alto. Sin distracciones, y sabiendo en qué tarea enfocarte en cada sesión. Verás muy pronto todo lo que logras hacer en 25 minutos. Además, serás más productivo porque aprovecharás mejor el tiempo, evitando divagar o hacer pausas que terminen alargándose en conversaciones con algún compañero de trabajo.  
  • Más tiempo libre: si trabajas o estudias de manera eficaz tienes más tiempo para dedicar a tus actividades de ocio. El mundo está cambiando y, gracias a las nuevas tecnologías y a los grandes avances en innovación educativa, es posible programar nuestra rutina con jornadas cortas de trabajo o estudio intenso.         
  • Mejora la comunicación con tu equipo: si cada persona del equipo de trabajo usa el método Pomodoro, todos tendrán claro que deben respetar las labores de sus compañeros. Nadie generará distracciones y cada quien conocerá su tarea específica. Esto hará más cortas las reuniones o evitará que se hagan innecesarias.
  • Más motivación: este beneficio es clave en tu trabajo. Al dividir tu tiempo y destinar periodos de 25 minutos a una tarea específica, verás cómo la culminas satisfactoriamente. Esto te motivará para afrontar cada tarea.
  • Facilita la planificación: conociendo que tienes un número específico de sesiones diarias, de 25 minutos, podrás planificar tus tareas. Si tienes que abordar un proyecto, planea cuántas sesiones o “pomodoros” necesites. Tener esto claro te ayudará a cumplir los plazos fijados de entrega de informes, por ejemplo.

Ahora que conoces todo sobre la técnica Pomodoro, ¿qué tal si te animas a implementarlo en tu día a día? Planifica, sé productivo, estudia a conciencia y de manera eficaz. Practica este método en tu casa, en la oficina, en la universidad… Así te darás cuenta de que es posible cumplir eficazmente con cualquier tarea y hacerla realmente bien.

Sobre el autor

RELACIONADOS

educar en la realidad lucia galan

Educar en la realidad con Lucía mi pediatra

“Todo lo que se está hablando entre los adultos el niño lo está escuchando, lo está sintiendo y muchas veces lo está percibiendo de...