Open source al ataque

Escrito por , 10 de diciembre de 2012 a las 13:21
Open source al ataque
Tecnología

Open source al ataque

Escrito por , 10 de diciembre de 2012 a las 13:21

Desde la invención del término open source hemos visto como cada nueva familia de software que aparecía en el mundillo de las Tecnologías de la Información terminaba teniendo su réplica en el mundo del software libre.

Por supuesto, hay otros casos en los que la alternativa open source es: LA alternativa. El caso que se me viene a la mente es el del compilador de lenguaje C en los entornos Unix/Linux, el famoso GCC. Si no sabes de que te estoy hablando sigue estos pasos:

  1. Discúlpame. Uno nunca sabe el nivel de frikicidad de los lectores, y estoy intentando ganar puntos para que me dejen entrar en el Olimpo de los Frikis.
  2. Busca GCC en Wikipedia.
  3. Haz como si ya lo supieras de antes. Es lo que hago yo muchas veces, y suele dar resultado…

Pero como no es lo normal, permitidme que tire ahora yo de Wikipedia, y os cuente algunos casos relevantes:

  • Sistemas Operativos: Unix aparece en 1969, aunque su mayor popularización se da a partir del System V en 1983. Por su parte, Linux es publicado por primera vez en 1991 y la primera distro digna de tal nombre, Slackware, en 1993. Podríamos decir que la diferencia entre Unix y Linux es de 22 años.
  • Servidores de Aplicación: el lenguaje Java se publica en 1995 y la versión 1.2 (en la que aparece J2EE) en 1998, que da lugar a la aparición de productos comerciales como Weblogic o WebSphere. El producto open source por excelencia en esta categoría, JBoss, nace en el 2000, pero es a partir de la versión 4.0, en 2004, cuando comienza a explotar como la gran alternativa. Podemos considerar, por lo tanto, una diferencia de 2 ó de 6 años, según en qué evento nos fijemos.
  • CMDB: si nos fijamos en una familia de software más reciente y específica, como son las Configuration Management DataBases (bases de datos de configuración), nos encontramos que la probablemente líder del sector, Atrium CMDB, apareció en 2005, y la alternativa open source más relevante, OneCMDB, lo hizo poco más de un año después, en 2006.

Es bastante probable que no me quede ni un solo lector a estas alturas, y que los pocos que hayan llegado hasta aquí hayan perdido el hilo. De modo que contestaré a la pregunta ¿a dónde quieres llevarme, buen hombre? Muy sencillo, a la conclusión de que, para cada nueva familia de software, la “persecución” de la alternativa open source a la alternativa comercial, se ha ido produciendo cada vez con menor plazo de retraso.

Si, pero… ¿tu no ibas a hablarnos de cloud? Si bueno, ahora voy…

Resulta que esto del cloud tiene muchas capas cuando nos referimos a las herramientas. Pero si hay una de las capas que resulta verdaderamente relevante, esta es a mi juicio el orquestador (con perdón del hipervisor). En qué consiste un orquestador ya lo comenté, mal que bien, en mi entrada anterior, por lo que no lo repetiré aquí (y no, este no tiene entrada en la Wikipedia en español).

¿Cuál es la situación de “retraso” entre los orquestadores comerciales y los open source? Si nos fijamos en las dos opciones más relevantes, que serían vCloud Director del lado comercial y OpenStack del lado open source (y con estas dos afirmaciones voy a recibir más de una colleja, seguro), la alternativa de VMWare aparece en marzo de 2012, mientras que open source existe desde… ¡2010!, aunque es cierto que es en abril de 2012 cuando se planta como una gran alternativa.

¿Y esto que significa? Pues que si tengo que montar mi cloud, ya no puedo dar por supuesto que el producto comercial me va a ofrecer algunas ventajas que el producto open source tardará en proporcionarme. Podré fijarme en el nivel de servicio, el proveedor de soporte, la compatibilidad tecnológica, facilidad de instalación o en mil y una cualidades que el software nos ofrece, pero ya no, ahora si que no, podremos volver a escuchar ese argumento de que el software open source viene con retraso.

¡Larga vida al open source!

anterior artículo

El clic de presumir o el fenómeno de Instagram

El clic de presumir o el fenómeno de Instagram
siguiente artículo

Tendencias en el uso del móvil: e-health y banca

Tendencias en el uso del móvil: e-health y banca