Relaciones interpersonales: una herramienta para combatir la soledad

La soledad suele atribuírsele a personas que viven solas y no tienen muchas relaciones interpersonales en su entorno. Esta circunstancia se hizo más presente en la población española producto de la pandemia de SARS-CoV-2: si antes de 2020, un 11,6% de la población se sentía sola, a mitad de ese año el porcentaje aumentó a un 18,8 %.

Lo anterior provocó un fenómeno inesperado: la llamada pandemia de la soledad. En España, más de dos millones de personas mayores de 65 años viven solas, y conforme aumenta la edad la brecha de género es más significativa: el 42% de las mujeres de más de 80 años viven solas, en contraste al 21% de hombres de la misma edad. 

Los más jóvenes no están exentos de este aislamiento. Si bien la tecnología y las redes han propiciado la conexión con los demás, estás relaciones suelen ser precarias e insuficientes, por lo que es necesario conocer qué son las relaciones interpersonales y reforzarlas en la población, para atacar de raíz esta pandemia emocional.

¿Qué son las relaciones interpersonales?

Las relaciones interpersonales son todas aquellas relaciones que se tienen con personas en diversos contextos. En otras palabras, es la forma en que uno se relaciona con el entorno laboral, familiar, de amistad y con la comunidad en el día a día.

Ahora bien, estos vínculos pueden estar influenciados por emociones positivas, como alegría, placer y seguridad; o negativas, como tristeza, miedo y hasta violencia, dependiendo del grado de simetría y equidad que tengan los individuos involucrados.

Las relaciones deberían trabajarse desde la infancia, para así tener una mayor destreza para desenvolverse en distintos ambientes sociales y generar bienestar mental.

Tipos de relaciones interpersonales

Por lo general, dentro de una comunidad, se evidencian cuatro tipos de relaciones interpersonales, dependiendo de la confianza que se tenga entre los involucrados:

  1. Superficiales: son bastante instrumentales y sin implicancias personales, como por ejemplo, un intercambio entre un cliente y un trabajador de la tienda.
  2. Sociales o cívicas: se requiere un poco más de desenvolvimiento personal, pero siempre guiadas por reglas sociales, como sucede con vecinos que se ven ocasionalmente y entre conocidos de la oficina o jefes y subordinados.
  3. Personales: se presenta una mayor cercanía entre los individuos, donde la comunicación se hace más personalizada. Este tipo de relación es común con parientes y compañeros de labor con mayor confianza, donde ya hay una apertura inicial de aspectos personales. 
  4. Íntimas: son de las relaciones más trascendentales que se pueden tener, ya que abarcan los planos afectivos físico y emocional de cada uno. Se experimentan con pocas personas, entre ellas la familia más cercana, amigos y pareja.
relaciones interpersonales
Imagen de Brand Factory.

Relaciones interpersonales en el trabajo

Un aspecto social poco atendido es el desarrollo de las relaciones interpersonales en el trabajo. Pensando en una ocupación tradicional, una persona puede compartir hasta ocho horas diarias los cinco días de la semana laboral con sus compañeros, y las dinámicas sociales que ocurran en ese espacio tendrán influencia directa con el trabajo y el desempeño grupal.

En este entorno aparecen relaciones interpersonales relativamente personales, y al ser un ambiente competitivo y de organización vertical, es esperable que ocurran malentendidos con emociones negativas entre compañeros, motivando una sensación de soledad entre los trabajadores. Es por eso que es importante cultivar la forma en que uno se relaciona con su equipo de trabajo.

Desarrollar buenas relaciones interpersonales en el ámbito laboral, con un equilibrio más natural entre las emociones positivas y negativas, tiene varias ventajas, como un ambiente más agradable, mayores posibilidades de crecer profesionalmente, mejor desempeño, menor rotación de personal y una mejoría en la producción.

Sonia Alonso y su lucha contra la soledad

Varias iniciativas sociales, como la app de  Sonia Alonso “¿Tienes sal?”, han surgido para combatir la soledad y unir a las personas. Esta herramienta tecnológica, de la que se hace eco Mejor Conectados, plataforma de contenido de Telefónica, surgió para romper el individualismo de los barrios y dar un espacio para que entre vecinos se conozcan y creen comunidad, comenzando con la clásica técnica de pedir una taza de sal al vecino contiguo.

Parecida a las redes sociales tradicionales, se debe crear un usuario para luego seguir los perfiles de los vecinos cercanos, dando la posibilidad de conocerlos y empezar a tener lazos afectivos con ellos. Desde conocer el nombre del dueño del mercadillo, organizar reuniones en el parque del barrio o hasta pedir regar las plantas, “¿Tienes sal?” entrega un sinfín de posibilidades para salir de la burbuja del hogar y empezar a conocer con quienes convives en la zona.

Para Sonia Alonso, ese es el objetivo final de su aplicación: devolver al barrio un ambiente de confianza y solidaridad entre vecinos, poder conocer y contar con el “otro” para potenciar la vida social de todos los que comparten ese espacio, independiente de la edad que tengan.

Imagen de Brand Factory.

Sobre el autor

RELACIONADOS

educar en la realidad lucia galan

Educar en la realidad con Lucía mi pediatra

“Todo lo que se está hablando entre los adultos el niño lo está escuchando, lo está sintiendo y muchas veces lo está percibiendo de...