• 26 octubre, 2016
  • 2 min

Un hombre parapléjico recupera el sentido del tacto gracias a implantes cerebrales

Gracias a unos implantes en la corteza somatosensorial, por primera vez se ha conseguido reproducir el sentido del tacto en un hombre parapléjico.

Es muy frecuente leer noticias sobre la aparición de brazos biónicos y otras extremidades que cada vez tienen un grado de realismo superior, en cuanto a forma de la mano pero también en cuento a articulaciones. Sin embargo, la conexión con el sistema nervioso para dotar a los pacientes de sentido de tacto es aún una cuenta pendiente. Un grupo de científicos y médicos de Pittsburg en Pennsylvania ha logrado que un chico de 28 años vuelva a sentir el tacto en su mano debido a la instalación de implantes cerebrales.

Para lograrlo, fueron situados en la región del cerebro que registra la sensibilidad de la mano, enlzados a una mano robótica mediante un ordenador. Al recibir toques en su mano artificial, el paciente, Nathan Copeland, experimentó en su mano real una sensación que no era posible antes, y fue poder decir qué dedos exactos de la mano robótica estaban siendo tocados por uno de los investigadores, pese a no estar conectado de una manera directa y a tener su mano real inmóvil y los ojos vendados.

Pese a que muchos trabajos anteriores se han centrado en la corteza motora, con la que se ha logrado que personas paralíticas pudieran hacer movimientos sencillos mediante sus pensamientos sobre brazos biónicos. Esta, sin embargo, la primera vez que se han implantado electrodos en la corteza somatosensorial, la parte del cerebro encargada de registrar los toques. El objetivo es, más allá de ganar la posibilidad de agarrar, sujetar y mover cosas, hacerlo con mayor seguridad y  control sobre los objetos según las distintas partes de la mano, ya que el tacto ofrece mayor conexión con las distintas formas.

Para los responsables de la investigación, la clave es llegar a integrar esto en la punta de los dedos y en el pulgar, ya que de momento se siente sólo en la base de cada dedo, y pese a que es un gran avance, no permite aún conseguir el objetivo mencionado, es decir, un mejor agarre y posibilidad de manipulación.

 

 

 

RELACIONADOS

Hay muchos metaversos, ¿podrán coexistir todos?

Mucho se habla del Metaverso y todavía no tenemos del todo claro de qué estamos hablando. Los metaversos actuales “están” en Internet, en la misma infraestructura...