Qué secretos se esconden tras las cajas negras de los aviones

Escrito por , 22 de Abril de 2014 a las 08:30
Qué secretos se esconden tras las cajas negras de los aviones
Tecnología

Qué secretos se esconden tras las cajas negras de los aviones

Escrito por , 22 de Abril de 2014 a las 08:30

Ni cajas ni negras, así son las cajas negras en la actualidad…

La desaparición del vuelo MH370 de la compañía Malaysia Airlines ha vuelto a poner sobre la mesa la importancia vital de la caja negra como elemento esclarecedor de las misteriosas circunstancias que rodean a este lamentable suceso. Pero, ¿qué son las cajas negras y qué esconden en su interior?

Desde que el ingeniero francés François Hussenot diseñara el primer prototipo de caja negra en 1939, las normas de aviación internacionales obligan a todos los vuelos comerciales a disponer de este singular dispositivo para registrar todos los datos del historial de vuelo. Aunque en sus inicios fue un dispositivo de uso militar, su tecnología fue perfeccionándose con el tiempo extendiendo su uso también a los vuelos comerciales.

cajas negras

El prototipo de Hussenot, mucho más rudimentario que los sofisticados dispositivos actuales, consistía en una caja calibrada con espejos que utilizaba la fotografía como método de registro de los datos de vuelo, a partir de los sucesivos flashes de los sensores de a bordo sobre una bobina de film fotográfico.

Pero la caja negra, tal y como la conocemos hoy en día, fue creada en 1954 por David Warren, un químico e ingeniero aeronáutico al que se le encomendó la misión de descubrir la razón de una serie de desafortunados accidentes en varios aviones Comet. La primera versión de Warren era pequeña, ligera e introducía por primera vez un dispositivo de grabación en la cabina del piloto.

La posibilidad de grabar el audio de las últimas cuatro horas de conversación de cabina en una bobina de acero magnetizado junto con las lecturas de los mandos, generó cierta polémica inicial por la posibilidad de espiar el trabajo de los pilotos. Pero a mediados de la década de 1960, el registrador de datos y de voz se consolidó como un dispositivo indispensable para esclarecer accidentes o problemas durante el vuelo, dando pie a su obligatoriedad en todo tipo de aviones, militares y comerciales.

¿Cómo son las cajas negras actualmente?

A pesar de las referencias iconográficas con las que comúnmente se conoce al registrador de vuelo, ni se trata de una caja ni tampoco es negra. Posiblemente esta denominación se ha ido manteniendo en el tiempo heredada de los primeros prototipos de Hussenot, pero en realidad la caja negra son dos dispositivos independientes. Por un lado, un dispositivo que registra la actividad de los instrumentos de a bordo, como la altitud del aparato, su velocidad con respecto al aire o el rumbo. Y por otro lado, un segundo dispositivo que registra las conversaciones de la tripulación y los sonidos procedentes de la cabina durante el trayecto.

cajas negras

Ambos dispositivos unidos por una plataforma metálica se ubican normalmente en la cola del avión, adquiriendo gran variedad de formas. Ya sea una esfera, un cilindro o una cúpula, todas ellas están diseñadas para resistir aceleraciones considerables y deben ser de color naranja para facilitar su visibilidad en caso de siniestro.

La necesidad de almacenar más datos durante el trayecto y sobrevivir a un fuerte impacto llevó a los ingenieros a sustituir la tecnología de las cintas magnéticas de los primeros registradores de vuelo por ordenadores. En la actualidad, los registradores incorporan microcircuitos de memoria flash alojados en el bloque antichoque de la caja, capaces de almacenar información durante años, incluso sin alimentación de energía.

Normalmente se fabrican con una estructura de titanio, convenientemente aislada para resistir un gran impacto, resistir altas presiones y temperaturas de más de 1000 ºC durante un tiempo máximo de 30 minutos. El bloque antichoque se cubre con un grueso blindaje de acero para resistir aplastamientos por impacto, además de incorporar un aislante térmico para proteger los microcircuitos de memoria de los incendios que normalmente ocurren tras un accidente.

Las últimas medidas adoptadas amplían la lista de lecturas de instrumental que registran las cajas negras e incorporan grabadoras de voces de cabina equipadas con fuentes de alimentación de reserva para poder seguir grabando sonido en caso de avería eléctrica.

Imágenes | vía wikipedia

anterior artículo

Nuevos materiales que almacenan más eficientemente el hidrógeno

Nuevos materiales que almacenan más eficientemente el hidrógeno
siguiente artículo

Drones para buscar soldados desaparecidos en la II GM

Drones para buscar soldados desaparecidos en la II GM

Recomendados