Síguenos en redes sociales:
Educación
16 de febrero de 2015 a las 08:30

No estudies tanto, sino mejor: consejos para retener la información

No estudies tanto, sino mejor: consejos para retener la información

No estudies tanto, sino mejor: consejos para retener la información

Escrito por , 16/02/2015 a las 08:30

El Dr. Marty Lobdell nos aporta algunas claves sobre los mecanismos de memorización para estudiar mejor y de forma inteligente

Aunque sabemos que estudiar para un examen requiere cierto tiempo de preparación para poder memorizar el texto, es bastante común recurrir al atracón de última hora con jornadas de estudio maratonianas y noches sin dormir. A no ser que tengas memoria fotográfica, expertos como el Dr. Marty Lobdell abogan por evitar a toda costa estas malas prácticas y seguir determinadas pautas sobre cómo estudiar mejor basadas en las bases biológicas de la memoria humana.

Este profesor de psicología del Pierce College defiende en su tesis “Study Less, Study Smart” que el proceso de retención de datos en nuestra memoria no depende del número de horas de estudio, sino de la técnica de memorización empleada y del tiempo de recuperación entre sesiones, principalmente. Es decir, tal y como el mismo explica en esta conferencia de hace algunos años, no es una cuestión de cantidad sino de estrategia y por eso conviene conocer ciertas pautas para aprovechar al máximo nuestro rendimiento de una forma inteligente.

cómo estudiar mejor

El ambiente de estudio

En esta conferencia, Lobdell destaca que un aspecto importante del proceso de concentración y memorización tiene relación directa con el contexto de estudio. Seguro que habréis oído en más de una ocasión que siempre hay que estudiar en el mismo sitio y aislados de cualquier tipo de distracción. Pues bien, según los expertos, para predisponer incentivar el proceso de concentración es fundamental disponer de un espacio dedicado únicamente al estudio, para evitar a toda costa prácticas muy comunes como estudiar tumbado en la cama o sentado frente al televisor. Parece que el contexto influye decisivamente en el proceso de concentración y por eso recomiendan que dicho espacio no esté asociado ningún otro tipo de actividad cotidiana.

Sesiones más cortas

Según el profesor, nuestra capacidad para retener información se intensifica durante los primeros 20 minutos de estudio, pero es a partir de los 30 minutos cuando nuestra capacidad de retención de datos desciende progresivamente al igual que nuestro rendimiento. Por tanto, conviene fragmentar las habituales sesiones de estudio de dos o tres horas seguidas en fases mucho más cortas, de unos 25 a 30 minutos, espaciadas entre si con descansos intermedios de unos 10 minutos.

Reconocimiento y recuerdo

El Dr. Lobdell hace hincapié también en la diferencia entre reconocimiento y recuerdo para saber si estamos estudiando correctamente. El reconocimiento de datos requiere de un estímulo para que active un recuerdo determinado afianzado en nuestra memoria, y como podréis imaginar, se trata de un mecanismo débil y poco fiable a la hora de enfrentarse a un examen con un tiempo preestablecido. Por tanto, confiar en que algún dato o pista de una pregunta del examen active dicho recuerdo es un error muy común que debemos evitar.

Por el contrario, se aconseja trabajar activamente con el foco del recuerdo realizando autoevaluaciones periódicas con el objetivo de reactivarlo y afianzarlo en nuestra memoria a largo plazo. Es lo que se conoce como el método SQ3R, una técnica de estimulación del recuerdo que complementa la mera lectura del texto con un proceso de autoevaluación periódica basado en lectura del texto, la codificación de lo que se desea recordar mediante la comprensión y repetición de concpetos, y por último, la recuperación de la información almacenada mediante el ejercicio diario de su recuerdo estimulando la memoria a largo plazo.

Conceptos y hechos

Por último, se recomienda no memorizar textos completos. Es preferible extraer las ideas principales para tener una compresión global del texto a recordar para después ampliar los conceptos con tus propias palabras en el momento de la evaluación. De esta forma mejoraremos la productividad de nuestras sesiones de estudio, optimizaremos nuestra capacidad memorística con datos relevantes y tendremos un control más amplio del texto. Cabe diferenciar los conceptos fundamentales de un texto de la categoría de los hechos, ya que estos últimos requieren de otros recursos igual de eficientes para su memorización como las denominadas técnicas nmemotécnicas.

El profesor Marty Lobdell asegura que con estas claves básicas sobre cómo estudiar mejor, invertirás menos tiempo en el proceso pero a su vez optimizarás al máximo tu memoria.

Imágenes | vía pixavay

Sobre el autor

Miguel A. Perez

Miguel A. Perez

Arquitecto especializado en nuevas tecnologías. El interés por el diseño, la tecnología, el social media e Internet son algunas de las facetas de mi complejo poliedro profesional.
Ver todos sus artículos »