El principal problema de los coches eléctricos es su enchufe, pero está cerca de desaparecer

Escrito por , 22 de octubre de 2013 a las 12:00
El principal problema de los coches eléctricos es su enchufe, pero está cerca de desaparecer
Tecnología

El principal problema de los coches eléctricos es su enchufe, pero está cerca de desaparecer

Escrito por , 22 de octubre de 2013 a las 12:00

La transferencia inalámbrica de energía por conexión magneto-dinámica pretende sustituir la necesaria carga diaria de los coches eléctricos mediante el enchufe de conexión actual.

Hace poco tratamos el tema de las baterías de súper larga duración como uno de los aspectos clave que revolucionarán la industria de los coches eléctricos a medio plazo. Sin embargo, existen otros detalles que quizá merezcan especial atención para mejorar la funcionalidad de esta tecnología. Me refiero a la posibilidad de implementar dispositivos alternativos de carga inalámbrica de coches eléctricos que sustituyan la actual dependencia del cable de alimentación para la carga diaria de los vehículos.

Para resolver este aspecto, compañías como Nissan, Delphi, Qualcomm y Rolls Royce, han experimentado con nuevas tecnologías inalámbrica basadas en dispositivos integrado en el pavimento de la plaza de garaje o aparcamiento, como sustituto definitivo del engorroso enchufe de carga.

carga inalámbrica de coches eléctricos

Pero no es la única idea, otras líneas de investigación apuestan por sistemas de carga mucho más ambiciosos, como la incorporación de dispositivos continuos integrados en el asfalto de las carreteras. Esta tecnología, conocida como inducción magnética, es la misma que se utiliza para cargar electrodomésticos tales como cepillos de dientes eléctricos. Su funcionamiento se basaría en la transferencia inductiva de energía desde la plataforma de transmisión, ubicada en el suelo, hasta la almohadilla de recepción integrada en el interior del coche eléctrico.

Pero la transmisión de la energía se realiza por resonancia magnética, y para ello, es requisito indispensable mantener la distancia correspondiente con la almohadilla de recepción para garantizar la recarga de energía. En cambio, a pesar de que la industria ha testado y demostrado la seguridad de esta tecnología de transferencia de energía, hay expertos que apuntan posibles riesgos en el medio urbano por la exposición permanente a este tipo de ondas.

Como solución a esta problemática, un grupo de investigadores de la UBC –University of British Columbia– está trabajando en un método seguro y de alta eficiencia de recarga de dispositivos médicos sin necesidad de ondas electromagnéticas. Esta nueva técnica de engranajes magnéticos remotos desarrollada para la recarga de las baterías de los marcapasos cardíacos, podría ser la clave para el desarrollo de sistemas de  carga inalámbrica de coches eléctricos.

carga inalámbrica de coches eléctricos

Según su inventor, el físico Lorne Whitehead, el nuevo enfoque para la transferencia inalámbrica de energía se basa en la simple interacción del campo magnético entre dos imanes pivotantes, separados entre si una distancia de 10 a 15 cm. Esta nueva aplicación del concepto de transferencia de energía utilizado por Whitehead se denomina conexión magneto-dinámica, donde un pequeño motor eléctrico hace girar el imán transmisor inferior, para que el campo magnético haga girar a su vez el imán receptor superior instalado en el coche.

El campo magnético cambiante generado entre ambos imanes actúa como un engranaje mecánico, es decir, como un sistema invisible de polea/correa magnética que no requiere contacto directo entre ellos y que genera la energía por la rotación del imán superior. Tal y como afirma Whitehead, esta tecnología sería perfectamente compatible con la industria de los coches eléctricos. Tan sólo sería necesario integrar el imán generador en la carcasa inferior del motor eléctrico del vehículo e incorporar el imán transmisor en elementos del medio urbano, tales como bordillos de aceras, arquetas de registro, etc.

Las pruebas realizadas han demostrado que la técnica de carga inalámbrica de coches eléctricos por conexión electro-dinámica son un 90% más eficientes que los cables de carga convencionales. Además de ser un sistema de transferencia de energía eficiente, fiable y compacto, permitirá al usuario desvincularse de la obligatoria recarga diaria de los vehículos actuales, garantizado por una recarga permanente de la batería en servicio. Quizá esta novedad, junto con las futuras mejoras en la autonomía y eficiencia de las baterías, sirvan de catalizador para el despegue definitivo de una industria, que pretende consolidarse como la mejor opción para la movilidad urbana sostenible de nuestras ciudades.

Imágenes | vía UBC

anterior artículo

Películas en 270 grados, un cine de Corea abre el camino

Películas en 270 grados, un cine de Corea abre el camino
siguiente artículo

La curiosa historia de Peter Higgs, el científico rechazado que ganó un Nobel de Física

La curiosa historia de Peter Higgs, el científico rechazado que ganó un Nobel de Física

Recomendados