metaverso

Cuáles son las capas del metaverso

El metaverso es mucho más que una simple plataforma donde interactuar de forma virtual con otros usuarios, comprar complementos digitales o jugar de una forma más inmersiva a como lo hacemos actualmente. Detrás de lo que vemos los consumidores hay una serie de tecnologías necesarias para crear este ansiado mundo virtual que poco a poco va llegando a nuestras vidas. 

Estas se conocen como capas del metaverso. Cada tecnología es esencial para que el mundo virtual funcione correctamente y el usuario pueda disfrutar de la mejor experiencia. Las capas, además, se complementan entre sí y no hay ninguna más importante que otra. Todas son imprescindibles. 

Pero, ¿cuáles son las capas del metaverso? Van desde la infraestructura necesaria para poder construir e interactuar con el mundo virtual, como el uso de redes 5G, hasta la ideación y creación de experiencias similares a las que obtenemos en el mundo real. Entre ellas, la compra online o, por ejemplo, poder asistir a un concierto de un artista. Pero profundicemos en cada una de estas tecnologías. 

La infrastructura: la primera capa del metaverso

5G

Uno de los principales elementos para poder construir un metaverso es la infraestructura. Es decir, el uso de redes 4G y 5G, así como de hardware y servicios que permitan mantener en funcionamiento los diferentes mundos virtuales. El uso de infraestructuras no es algo exclusivo del metaverso. De hecho, se usa para la creación y el funcionamiento de plataformas en streaming, aplicaciones u otros servicios que llevamos utilizando años. 

Lo interesante de una de las primeras capas del metaverso es que el uso de infraestructuras, a veces, depende de otras compañías. Por ejemplo, la posibilidad de que los usuarios puedan conectarse a redes 5G para el correcto funcionamiento del metaverso desde cualquier lugar del mundo, es y podrá ser posible gracias al despliegue de infraestructuras de empresas como Telefónica. Esta compañía, de hecho, ya ha mostrado en varias ocasiones lo que es capaz de hacer este tipo de redes de nueva generación que destacan por su alta velocidad y baja latencia. Pueden, incluso, controlar dispositivos, como robots, de forma remota. 

Qualcomm, Intel y otras compañías especializadas en el desarrollo y fabricación de chips y redes, también pueden ayudar a que las firmas que desarrollan metaversos puedan contar con infraestructuras suficientes. También empresas como Amazon, quienes ofrecen servidores web para poder almacenar toda la información de los servicios que se incluyan dentro del mundo virtual.  

Interfaz humana y computación, dos capas muy unidas entre sí

El uso de infraestructuras sería inútil sin la interfaz humana, otra de las imprescindible capas del metaverso. Nos referimos, en concreto, a los dispositivos que permitirán a los usuarios adentrarse en este mundo virtual. Por lo tanto, este elemento está centrado, principalmente, en el hardware. 

Hay muchos dispositivos que pueden ser de ayuda para interactuar con el metaverso. No obstante, los más útiles, y los que conseguirán una mejor experiencia, son los visores de realidad virtual. Con ellos, el usuario podrá simular estar dentro de ese mundo virtual. También interactuar con los elementos que se encuentre dentro del metaverso de una forma mucho más precisa a como lo haría con un ordenador o un teléfono móvil. De hecho, hay compañías que se encuentran desarrollando gafas VR con accesorios capaces de detectar los movimientos de la mano o los objetivos que hay en el entorno. 

Pese a que las gafas de realidad virtual serán las protagonistas, hay otros dispositivos que también pueden ser de ayuda para adentrarnos en el metaverso. Entre ellos, pantallas, ordenadores, etc. 

De nuevo, la capa de interfaces humanas no sería nada sin la de computación o el desarrollo de tecnologías como la realidad virtual o la realidad aumentada. Estas son necesarias para el funcionamiento de los dispositivos. Aquí también entra en juego el uso de sistemas de renderización 3D, de Mapeo Geoespacial para poder reconocer los elementos del entorno, el reconocimiento por voz y gestos, entre otros. 

La Descentralización y la economía son dos pilares necesarios para el metaverso

Web3, descentralización, capas del metaverso

La descentralización es un pilar muy importante para el desarrollo del metaverso. Y es que los mundos virtuales se nutrirán, sobre todo, de la tecnología Blockchain. Esto permitirá a los usuarios poder interactuar con elementos dentro del mundo virtual gracias al uso de criptomonedas. Esos elementos, además, pueden ser NFTs, los cuales también funcionan gracias a la tecnología Blockchain. El objetivo, al fin y al cabo, es permitir que sean los usuarios quienes tomen el control de sus datos y de todas las transacciones que realizan en el metaverso.  

La capa de la descentralización también se asocia con la capa económica, que permitirá adquirir contenido y experiencias dentro del metaverso a través del uso de monedas virtuales, ya sea mediante criptomonedas como Ethereum o Bitcoin, o mediante tokens propios del mundo virtual, como sucede con Epic Games y sus ‘V-Bucks’. La compra de contenido, eso sí, no sería posible sin la ayuda de otras compañías, quienes podrán ofrecer sus servicios o, incluso, productos, en los diferentes mundos virtuales. 

Sin las experiencias, la última capa, no habría metaverso

Todas estas capas llevan al último elemento necesario para el metaverso: las experiencias. Sin la creación de servicios, juegos u otras experiencias virtuales, el metaverso sería muy poco útil. Es necesario que los usuarios puedan asistir a conciertos, conversar con amigos o familiares, adquirir productos o realizar otras actividades dentro del mundo virtual para que la economía funcione y el resto de las capas puedan tener utilidad. 

RELACIONADOS

¿Qué sabemos de la Web6?

El mundo de la tecnología también se ve envuelto en ocasiones en la bruma de los rumores, las filtraciones y las especulaciones. A veces es...