Data center: estos son los elementos que no pueden faltar en este espacio

Actualmente, no solo las grandes organizaciones cuentan con un Data Center; también las pymes (pequeñas y medianas empresas). La tendencia apunta al uso de esta tecnología para gestionar datos.

En los últimos años, la transformación digital impulsó la creación de estos espacios innovadores que han adquirido gran relevancia. Hoy interactuamos constantemente en línea y las empresas demandan alojamientos con mayor capacidad y seguridad para gestionar la  información. Según Statista, en 2021, España integró el top 10 de los países europeos con mayor número de centros de datos (más de 120). El 40 % estaban en Madrid y, junto a Barcelona, albergaron la mayor cantidad de Data Centers.

¿Qué es un Data Center?

La información vale oro, por eso, las compañías buscan proteger sus equipos de comunicación, servidores y redes de forma rigurosa. Aquí entran en juego los centros de datos (DC, en inglés); guardianes de estos recursos tecnológicos.

Se trata de instalaciones físicas o virtuales que centralizan las operaciones y la infraestructura TI (Tecnología de la Información) de una empresa. Esto garantiza la operatividad del negocio; permitiendo almacenar, procesar, compartir datos y gestionar aplicaciones (Coppola, 2021).

Además, es un espacio que sirve para dar continuidad a los servicios y manejar información clave. Principalmente, cuando se trata de datos sensibles y confidenciales propios o relacionados con los clientes. Lo que supone una responsabilidad y compromiso aún mayor. Por ejemplo, el sector bancario usa Data Centers para resguardar y manejar toda la información relacionada con sus clientes.

Ahora que sabes cuál es la utilidad de los centros de datos, te contamos los elementos que los componen.

¿Qué elementos componen un Data Center?

Un centro de datos o centro de procesamiento de datos (CPD) no es más que un espacio utilizado para albergar switches, routers, racks, servidores y otros equipos que aseguran su funcionamiento. Esto facilita el alojamiento de sistemas informáticos que permiten almacenar; respaldar, gestionar e incluso recuperar datos en las empresas. Entendiendo lo anterior, pasemos a detallar cada uno de los elementos que forman parte de los centros de datos. Hay equipos claves que no pueden faltar en estos espacios.

Servidores

Comencemos con los servidores o servers. De seguro, ya has escuchado hablar de ellos. Son equipos de computación, de alta gama, que ofrecen memoria y potencia; permitiendo la ejecución de aplicaciones. Según el World Economic Forum, hay unos 600 CPD de hiperescala en el mundo. Estos reúnen un total de más de 5.000 servidores y cerca del 39 % se ubican en Estados Unidos. Mientras que China, Japón, Reunido Unido, Alemania y Australia representan casi el 30 % total.

Equipos e infraestructura

La infraestructura del Data Center incluye firewalls, sistemas y controladores de entrega de aplicaciones, routers y switches. Así como equipos de red; almacenamiento y recursos de cómputo que hacen funcionar los servicios y aplicaciones.

Dentro de sus instalaciones se encuentran los subsistemas y fuentes de alimentación sin interrupciones (UPS). Así como recursos de ventilación, refrigeración, supresión de incendios, generadores de respaldo y conexiones a redes externas. Aunque estos elementos caracterizan a un centro de datos; también se dividen según la categoría y nivel al que pertenecen.

Tipos de centros de datos: físicos vs. virtuales

Los centros de datos tradicionales que están dispuestos en espacios físicos. También contamos con los virtuales, alojados en la nube, gracias a la tecnología y cloud computing. A su vez, estos espacios se dividen en otras subcategorías que conocerás a continuación.

Data centers físicos

Su característica básica es contar con instalaciones físicas destinadas a los centros de datos. Además, se diferencian por el nivel de infraestructura y los beneficios que brindan para mantener activos los servicios.

  • Primer nivel: protección básica y limitada contra eventos físicos.
  • Segundo nivel: infraestructura con capacidad redundante.
  • Tercer nivel: instalación simultánea e interrupciones determinadas.
  • Cuarto nivel: tolerante a fallas y mayor continuidad del servicio.
  • Empresarial CDP: están en la compañía y cumple sus necesidades de almacenamiento y seguridad.
  • CDP de colocación: la empresa administra el servicio y las instalaciones se alquilan a un proveedor.
  • CDP administrados: servicio de un externo que ofrece tanto el espacio como su administración.

Data Centers en la nube

A diferencia de los anteriores, en los centros de datos virtuales todo es alojado en la nube. Esto hace que sea una herramienta con gran potencial actualmente. Las empresas innovadoras están usando recursos virtuales para almacenar y gestionar sus datos.

5 aspectos que debes considerar

Está claro que un centro de datos debe ofrecer seguridad informática, almacenamiento y operatividad en los servicios de una empresa. Para ello, se deben contemplar los siguientes aspectos:

  1. Arquitectura e infraestructura.
  2. Capacidad de redundancia.
  3. Redes y cableado estructurado.
  4. Sistemas de producción de energía.
  5. Controles y monitoreo.

Sin duda, los Data Centers son espacios de vital importancia para que las empresas soporten la operatividad de sus negocios. Descubre cuáles son las proyecciones actuales, a corto plazo, para esta tecnología con tendencia en alza.

¿Cuál es el panorama actual del uso de Data Center?

Hoy en día, el mundo de la TI empresarial orienta sus acciones a favor de los centros de datos. Estos facilitan:  comunicaciones, productividad, bases de datos, relaciones con clientes, trabajo remoto y uso de tecnología. Los centro de datos llegaron para quedarse. Estos 3 indicadores lo señalan:

  • Reino Unido lidera la lista de países europeos con mayor número de centros de datos; cuenta con 452.
  • La inversión mundial en estos espacios, pasó de 140 mil millones de dólares (en 2012) a 220 mil millones de dólares en 2020.
  • La economía mundial estará basada en empresas transformadas digitalmente. Se proyecta que el 52% de las compañías, para 2023, impactarán en el PIB global.

RELACIONADOS