NASA

DRACO, un cohete de propulsión nuclear para ir a Marte

¿Te imaginas llegar a Marte más rápido de lo que crees? Seguro dirás que se trata de una película de ciencia ficción. No obstante, la NASA tiene un proyecto de cohete de propulsión nuclear que cambiará esa visión completamente. ¿Quieres conocer más sobre esta emocionante travesía?

Cohete de propulsión nuclear: ¿de qué se trata?

La Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos (NASA) y la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) anunciaron el desarrollo de un cohete de propulsión nuclear que podría salir a la luz en 2027

La misión tendrá como aliado a Lockheed Martin. A pesar de que los sistemas nucleares se encuentran en una etapa inicial, esta corporación tecnológica posee una gran trayectoria y un gran bagaje de experiencia en el ámbito de los controles nucleares

Por otro lado, el proyecto, que lleva el nombre de DRACO (Demonstration Rocket for Agile Cislunar Operations) o Cohete de Demostración para Operaciones Cislunares Ágiles, tiene un presupuesto asignado de 499 millones de dólares.

BWX Technologies será la encargada de construir el reactor nuclear de fisión, que constituirá el núcleo del motor. De modo que el motor DRACO se diseñaría en torno a:

  • Un reactor nuclear que calentaría hidrógeno desde una temperatura fría de menos 420 grados Fahrenheit. 
  • Llegaría a una temperatura muy elevada de 4400 grados. 
  • El gas caliente se expulsaría mediante una boquilla para generar fuerza propulsora.

Bill Nelson, administrador de la NASA, compartió que el cohete de propulsión nuclear permitiría a los astronautas recorrer distancias hacia y desde el espacio profundo con una rapidez sin precedentes. Esta es una capacidad esencial en el camino hacia las futuras misiones humanas a Marte.

Cómo funciona el cohete de propulsión nuclear

El propósito central del programa DRACO es implementar sistemas de propulsión nuclear térmica (NTP, por sus siglas en inglés). El principio de los NTP es el uso de energía nuclear para calentar el propulsor.

En el caso del programa DRACO, se utilizará hidrógeno criogénico como propulsor líquido. Parte de su funcionamiento es el siguiente:

  1. Mediante un proceso llamado fisión, los átomos de uranio dentro del núcleo de un reactor se dividen, generando un calor extremo que sobrecalienta el propulsor. 
  2. La fisión convierte el propulsor en gas, el cual es luego expulsado a través de una tobera. Eso creará empuje y propulsará la nave espacial hacia adelante.

Ventajas del cohete de propulsión nuclear

Uno de sus principales atractivos radica en que el viaje actual a Marte, requiere entre siete y nueve meses. Sin embargo, un motor propulsado por fisión nuclear acortaría ese tiempo. Permitiría a los humanos alcanzar el planeta rojo en solo tres o cuatro meses.

Este cohete de propulsión nuclear tiene el potencial de revolucionar los viajes espaciales en varios aspectos:

  • Los sistemas NPT permiten la reducción de tiempos en cada viaje. Las naves llegarán más rápido a su destino en comparación con los cohetes tradicionales.
  • La tecnología está diseñada para ser más eficiente en términos de combustible. Esto significaría que las naves espaciales del futuro podrían llevar cargas más pesadas, beneficiando de esta manera los esfuerzos de exploración e investigación. 
  • Los sistemas NTP necesitan menos, lo que hace que las misiones sean más eficientes en cuanto al uso de recursos.
  • Para mitigar el potencial de riesgos catastróficos, el reactor nuclear solo sería activado una vez que el cohete haya dejado atrás la atmósfera terrestre.

Kirk Shireman, vicepresidente en Lockheed Martin Space, reveló que es vital minimizar el tiempo de viaje. Este elemento es crítico para las misiones humanas a Marte para disminuir la exposición de la tripulación a la radiación.  Igualmente, dicha tecnología puede ser utilizada para trasladar humanos y materiales a la Luna.

El futuro por delante

La administradora adjunta de la NASA, Pam Melroy, afirmó que DRACO jugará un papel crucial en la evaluación de las tecnologías que permitirán que la NASA se adentre más profundamente en el sistema solar.

El proyecto culminará con un test de vuelo del motor con propulsión termonuclear. Este lanzamiento está previsto para finales de 2026 o inicios de 2027. Es probable que la nave espacial de demostración mantenga una órbita con una altitud entre 435 y 1,240 millas.

En definitiva, además de los aspectos técnicos y desafíos de ingeniería, el proyecto del cohete de propulsión nuclear es una visión audaz de cómo podría ser nuestro futuro en el espacio. Los viajes a otros sistemas ya no serán solo ficción, podrían convertirse en una realidad cotidiana.

Imagen de cabecera de Unsplash.

Sobre el autor

RELACIONADOS