Emprender e innovar en México (Parte II)

Escrito por , 21 de julio de 2013 a las 19:30
Emprender e innovar en México (Parte II)
Emprendedores

Emprender e innovar en México (Parte II)

Escrito por , 21 de julio de 2013 a las 19:30

Segunda y última parte de esta serie de posts. Descubre que emprender e innovar en México es posible gracias a la cultura emprendedora emergente.

Las startups son una parte esencial del crecimiento de una economía y del escalamiento en niveles de innovación y competitividad entre las naciones, y una pieza fundamental a la hora de emprender e innovar en México. Son negocios que normalmente crecen rápidamente y generan muchos empleos, de alto valor y bien remunerados, empresas que normalmente generan propiedad intelectual y sirven a la sociedad.

Si lográramos una misma proporción en México con un alto volumen de startups, sería suficiente para que en una década nos transformemos en una nación desarrollada, con una economía basada en conocimiento e innovación, logrando así un país más competitivo, justo y equitativo. Sólo nos faltaría generar muchas y buenas ideas… Y éstas ya se están generando.

Hace tan solo dos semanas se cerró la convocatoria de Wayra, la aceleradora de negocios tecnológicos y de comunicaciones (TIC) de grupo Telefónica. En esta ocasión se inscribieron 430 proyectos que tendrán que ser analizados para seleccionar los 10 que conformarán la nueva generación de Wayra en México. Los ganadores recibirán una oficina durante 9 meses con todo el equipamiento para que ejecuten sus proyectos, 50,000 USD en efectivo, abogados, contadores, mentores y una gama de servicios diseñados especialmente para mejorar sus posibilidades de éxito.

Con esto ya casi llegamos a 1500 proyectos que se han inscrito en tan solo 2 años a nuestras convocatorias, y me genera orgullo el notar que la calidad de los proyectos constantemente se ha ido incrementando. Cada vez son más los que incluyen una verdadera innovación y que no sólo adaptan ideas existentes a México. Poco a poco, me da la impresión, cerramos más la brecha de lo que se logra crear en “Mecas” de innovación como Silicon Valley, Boston, Múnich o Viena y lo que se genera en México. Como dato interesante, muchas de las convocatorias que han llegado a Wayra México son de otros países como Colombia, Costa Rica, Argentina, Brasil e inclusive España, al parecer el interés de poner un negocio en México comienza a extenderse.

Y es que no sólo los mexicanos reconocen esta oportunidad. A pesar de haber pasado por una crisis de inseguridad y mala prensa mundial, México comienza a recobrar su lugar en el mundo de los negocios. Periodistas y personalidades como Thomas Friedman (NY Times), Andrés Oppenheimer (Miami Herald), Chris Andersen  (Wired) o Adam Thomson (Financial Times), comparan a México con los llamados BRIC (Brasil, Rusia, India y China), llamando a nuestro país el Nuevo China o el Tigre Azteca. Mi favorito es el de Andrés Oppenheimer, traducido en algo así como: “Todo el mundo está optimista sobre México excepto los mexicanos”. Y es que, si algo nos falta, es creerlo nosotros mismos.

Para mí, esa es la diferencia entre una selección ganadora en el mundial sub-17 o en las Olimpiadas y una perdedora en el mundial. Inclusive si en muchos casos son los mismos individuos en ambas selecciones. Los jóvenes llegan inspirados y con una confianza en sí mismos al principio y le ganan a Uruguay o a Brasil en la final, ya con el tiempo van perdiendo esa seguridad y los paraliza el miedo, a veces el mismo éxito.

¿Por qué no podríamos en México generar empresas como Google, Microsoft, Apple o Facebook? Si bien el ecosistema emprendedor está apenas formado, es el momento idóneo para crear empresas que en unos años puedan convertirse en conglomerados mundiales generando empleo e innovación en México. Hay que poner especial atención y cuidado a ese frágil talento que aparentemente sobra aquí y que podría convertirnos en una potencia generadora de nuevas empresas con alto potencial de crecimiento, en un país más competitivo, justo y equitativo.

Empecemos por creérnoslo nosotros mismos, lo demás, les aseguro, ya está en movimiento.

Imagen: Tim Dorr via Compfight cc

anterior artículo

Emprender e innovar en México (Parte I)

Emprender e innovar en México (Parte I)
siguiente artículo

Google Glass: ¿revolución o un furor que ya pasó?

Google Glass: ¿revolución o un furor que ya pasó?