La historia de Paint: de Paintbrush a Paint 3D

Escrito por , 28 de julio de 2017 a las 12:30
La historia de Paint: de Paintbrush a Paint 3D
Digital

La historia de Paint: de Paintbrush a Paint 3D

Escrito por , 28 de julio de 2017 a las 12:30

Paint, o Microsoft Paint, es el programa preinstalado de Windows que más adeptos tiene. No porque lo utilicemos a diario sino porque en algún momento hemos garabateado y dibujado en este programa, convertido en un clásico intocable.

Verano de 2017. Salta la noticia: Microsoft va a quitar Paint de Windows. Internet arde con comentarios condenando la decisión del gigante de Redmond. ¿Cómo pueden hacernos eso? Con el cariño que le tenemos a Paint.

La próxima actualización de Windows 10, llamada Fall Creators Update, y que llegará en otoño de 2017, traerá consigo varias mejoras internas y externas, como rendimiento mejorado y nuevas herramientas, pero también desaparecerá alguna función, como los salvapantallas y Paint.

Por la ausencia de los salvapantallas no he leído críticas en la red, pero Paint es un programa que hemos usado alguna vez, de niños o de adultos, para dibujar y pasar el rato, y nos ha calado hondo. Es una herramienta muy simple, pero se ha ganado nuestro respeto hasta el punto que las críticas de internet hicieron que Microsoft decidiera ofrecer Paint para descargar en su tienda de apps de Windows.

Paint siempre ha estado ahí con nosotros, pero ¿cuándo nació Paint? ¿Quién lo creó? ¿Qué cambios ha tenido estos años? Hagamos un viaje por la historia de Paint.

El nacimiento de Paint

La historia de Paint está ligada a la de Windows. La primera versión de este programa gráfico vio la luz junto con Windows 1.0 en noviembre de 1985.

En realidad el Paint de ese primer Windows no era un programa nuevo. Se trataba de una versión licenciada del programa PC Paintbrush de ZSoft Corporation, que era básicamente una herramienta de dibujo para DOS creada el año anterior, 1984, como alternativa a PCPaint, la respuesta de IBM al entonces popular MacPaint de Apple.

Su aspecto nos chocará, pero si nos fijamos en los iconos de herramientas, son muy similares a las del Paint que hemos conocido. Eso sí, en aquel momento sólo trabajaba con archivos MSP, su propio formato, y no admitía color, por lo que tenía una función para crear patrones que simularan diferentes texturas o tonos de gris.

Con Windows 3.0, esta primera versión fue sustituida por Paintbrush, una herramienta propia con una interfaz diferente, que admitía color y soportaba archivos BMP y PCX.

Paintbrush de Windows 3.0 tiene el aspecto de Paint que todos conocemos, con un panel lateral izquierdo que muestra las herramientas disponibles y un panel inferior con los colores disponibles.

Paint se pone al día

Como he dicho antes, Paint debe su existencia al propio Windows. De ahí que con cada cambio del sistema operativo, su programa de dibujo tenga que ponerse también al día.

Windows 95 supuso una gran actualización, el primer Windows independiente de MS-DOS, con un escritorio totalmente nuevo y un nuevo menú, el menú Inicio, que nos ha acompañado hasta nuestros días con algún pequeño cambio.

El Paint de Windows 95, también disponible en su versión profesional NT 4.0, permitía guardar colores personalizados en formato PAL. En cuanto su aspecto, poco difiere de la versión de 3.0, salvo el nuevo diseño de la ventana y de la barra de menús.

Pero no fue hasta Windows 98 que Paint realmente ofrece funciones interesantes como la compatibilidad con los formatos PNG, GIF y JPEG, tan populares hoy en día.

El gran cambio

Si miramos el aspecto de Paint desde su primera versión hasta Windows XP, es muy similar entre versiones. No es hasta la llegada de Windows Vista (2007) y Windows 7 (2009) que Paint se beneficia de un rediseño tanto externo como interno.

En primer lugar, Paint adopta la interfaz Ribbon, que vimos primero en Office y luego en Windows y que ofrece básicamente menús de herramientas con botones más grandes y desplegables personalizables.

Si bien las herramientas siguen siendo, en esencia, las mismas, su aspecto es más realista, en especial en el caso de los pinceles, que ofrecen distintas texturas (antes solo grosor) y la paleta de colores. Además, la función Deshacer admite hasta 50 cambios.

Windows 8 y Windows 10 mantendrán este nuevo estilo de Paint añadiendo pequeños cambios internos, como una lupa mejorada, entre otros.

¿Y ahora qué?

En 2016 se anunció Paint 3D, una revisión a fondo del clásico Paint con funciones de diseño 3D y con características nuevas.

Disponible para Windows 10 en adelante, Paint 3D sustituirá a Paint como herramienta preinstalada, que de ahora en adelante estará disponible en la tienda de Windows.

Lo primero que llama la atención de Paint 3D es la posibilidad de dibujar en tres dimensiones, por lo que podremos crear e importar objetos 3D, si bien también podemos trabajar con ilustración 2D como siempre.

Por otro lado, Paint 3D incorpora dibujos prediseñados a modo de pegatinas o emoticonos para incluir en nuestros dibujos. Y en cuanto a la interfaz, es totalmente diferente, colocando las herramientas a la derecha en vez de a la izquierda.

A grandes rasgos, esta es la historia de Paint. Nacido en 1984 en otra compañía y con otro nombre, se integra en el primer Windows en 1985 y de ahí en adelante cambia al tiempo que lo hace el sistema operativo de Microsoft, añadiendo nuevas funciones y con dos grandes rediseños.

Nos guste o no, Microsoft ha optado por Paint 3D como app de dibujo por defecto para Windows 10 en adelante. Pero siempre nos quedará el clásico Paint en la tienda de aplicaciones de Windows.

Imagen | Pixabay

anterior artículo

Accesibilidad de Android: ¿en qué nos puede ayudar en nuestro día a día?

Accesibilidad de Android: ¿en qué nos puede ayudar en nuestro día a día?
siguiente artículo

Un paso más en el marketing sensorial: la experiencia AR – VR

Un paso más en el marketing sensorial: la experiencia AR – VR