• 22 septiembre, 2021
  • ELEARNING 
  • 5 min

Microlearning e instant learning: diferencias y semejanzas entre ambas modalidades

Aunque la educación suele recibir críticas por su aparente inmovilismo, en realidad ha evolucionado mucho en los últimos años. En especial en el ámbito de la educación digital y de la formación enfocada al futuro laboral. Dos ejemplos relacionados entre sí son la implementación del instant learning y del microlearning como métodos de aprendizaje. Aprender más en menos tiempos. Aprender aquello que necesitamos en ese instante.

Gracias a estas dos modalidades de educación digital, ampliar tus conocimientos es algo tan natural como ver vídeos de YouTube sentado en el sofá. Más allá de los vídeos graciosos o de los videoclips musicales, en plataformas de vídeo online como YouTube encontramos tutoriales y vídeos explicativos que nos enseñan temáticas teóricas o prácticas de una forma directa, dinámica y efectiva. El resultado, familiarizarte con cualquier tema gracias a dedicarle entre 5 y 10 minutos de tu tiempo.

Lejos de despreciar la enseñanza clásica u otros métodos educativos, tendencias como el microlearning y el instant learning suponen un soplo de aire fresco. Y una manera de actualizar la educación para que cumpla su objetivo de la manera más óptima posible con ayuda de la tecnología e Internet.

Microlearning - instant learning - educación digital

Instant learning y la era de la inmediatez

Es habitual hoy en día sentirse en ocasiones abrumado por la rapidez con la que va todo. Te habrá ocurrido que anuncian un nuevo teléfono y tú todavía andabas pensando en el modelo anterior. O con una serie que empezaste a ver y que, de repente, anuncia su cuarta temporada cuando tú todavía vas por la primera. Vivimos en una sociedad en la que todo va tan rápido que nos hemos acostumbrado a la inmediatez.

Buscar algo en Internet y obtener respuesta en milisegundos. Abrir una página web o un vídeo y que se pongan en marcha al instante. Buscar una canción en un catálogo prácticamente infinito y que suene al momento. Darte de alta en un servicio online en menos de un minuto. Son situaciones del día a día prácticamente imposibles hace una década pero que hoy nos parecen de lo más normal.

El mundo laboral también se ha habituado a exigir esa inmediatez en nosotros. Requerir de un informe para dentro de una hora, preparar un proyecto de un día para otro… Dar unas cifras que hicimos el año pasado y que debemos extraer para ya… Y esto se traslada también al mundo del conocimiento y a la educación digital. La necesidad de obtener información ya para responder a esa duda que tenemos.

De aquí surge lo que se ha llamado instant learning o aprendizaje inmediato y que va muy asociado al concepto que veremos luego, el microlearning. El instant learning no es más que la enseñanza personalizada e individualizada con el objetivo de ser consumida de forma inmediata. ¿Necesitas saber cómo hacer una fórmula de Excel? En 5 minutos puedes aprenderlo. Paso a paso, a tu ritmo. Quien dice informática dice idiomas, programación, análisis de datos o cualquier temática que necesites aprender en el menor tiempo posible.

Lejos de asociar este tipo de educación digital a la impaciencia o al exceso de comodidad, su propósito no es más que optimizar el proceso de aprendizaje. Hacer fácil el aprender. No el conocimiento en sí. Aprender más rápido, pero bien, para seguir adelante y aprender más y más. O mejor dicho: no necesitamos volver a andar el camino recorrido por quienes descubrieron los conocimientos que tenemos hoy en día. Ellos ya hicieron ese esfuerzo por nosotros. Nuestra misión es aprender de ese conocimiento para avanzar con nuestras aportaciones.

El instant learning es, pues, un método que ofrece consumo instantáneo, resultados inmediatos y permite comprender al momento lo que estamos aprendiendo. Ansiamos un conocimiento y lo obtenemos ya.

Microlearning - instant learning - educación digital

La importancia del microlearning

En realidad, el microlearning es consecuencia del instant learning. Y es que para obtener resultados inmediatos es necesario cambiar todo el programa educativo que teníamos en mente. Algo que ya viene haciéndose desde años en todos los niveles educativos con mayor o menor acierto. De ejemplos hay muchos.

Para empezar, dividir el conocimiento o materia a aprender en varios módulos o temas que faciliten su procesado, en vez de ofrecerlos como un único elemento indivisible más difícil de acotar con el tiempo disponible. Identificar los elementos más importantes, las claves para comprender todo el conjunto. Transmitir ese conocimiento con toda clase de recursos, buscando la interactividad y que el propio estudiante extraiga sus conclusiones en vez de reproducir contenido de forma pasiva.

Si nos fijamos en un curso online al uso de los que proliferan por Internet, sus estructuras se basan en el microlearning. El tema objeto de estudio se divide en varios temas. Temas que debemos procesar de uno en uno. Cada tema, a su vez, se divide en varias porciones de conocimiento que no nos llevan más que unos pocos minutos. Un texto, una infografía, un diagrama, un vídeo, un cuestionario práctico con el que poner en práctica lo aprendido…

Tanto el instant learning como el microlearning comparten varias características. Para empezar, se trata de aprendizaje autónomo. Nosotros queremos o necesitamos aprender ese tema o materia y somos nosotros quienes procesamos la información disponible de cara a interiorizar esos conocimientos. De ahí la flexibilidad que da la educación digital cuando aplica el microlearning, ya que podemos estudiar o aprender en cualquier momento del día durante el tiempo que podamos dedicarle.

Y para que todo funcione, la motivación es también imprescindible. La dosificación del conocimiento en pequeñas píldoras de saber fáciles de interiorizar suponen un refuerzo inmediato, un premio instantáneo al esfuerzo por aprender y que nos empuja o promueve que sigamos avanzando en el estudio o aprendizaje instantáneo.

En definitiva, el microlearning y el instant learning permiten a empresas, profesionales y particulares aprovechar las ventajas de la educación digital sin excusas de por medio. Gracias a la optimización del tiempo y del contenido ofrecido, cualquiera puede desarrollar su talento, ampliar conocimientos o reconducir su carrera profesional con menos esfuerzo y desde cualquier lugar y dispositivo conectado. Formación constante para seguir el ritmo de la era de la inmediatez en la que vivimos.

RELACIONADOS