ballena

Salvar a las ballenas es salvar el planeta: descubre el nuevo avance

Salvar a las ballenas es salvar al planeta, ¿lo sabías? Y es que estas especies, en peligro de extinción, generan un impacto notable en la preservación de los ecosistemas marinos. Por eso, te hablaremos del proyecto internacional The Blue BOAT Initiative que contempla acciones para protegerlas. Sigue leyendo y descubre cómo funciona la primera boya inteligente desarrollada para monitorear los océanos.

Salvar a las ballenas es una prioridad

Las ballenas pertenecen a la familia de los cetáceos, nombre que proviene del latín cetus y significa gran criatura marina. Para que tengas una idea, las ballenas pueden pesar hasta 200 toneladas (equivale a 33 elefantes) y medir más de 30 metros. Esto las convierte en la especie más grande del planeta. Además, integran una comunidad de mamíferos, conformada por más de 80 especies diferentes, donde hay orcas, delfines, marsopas y cachalotes.

Cabe destacar que ninguno supera el tamaño de la ballena azul, la cual juega un rol crucial en la biodiversidad porque almacena el carbono de la atmósfera en grandes cantidades. En promedio, acumula en su cuerpo 33 toneladas de carbono (CO2) a lo largo de su vida. Imagina el impacto que genera cuando muere y saca de la atmósfera, por siglos o milenios, este agente contaminante.

En tal sentido, salvar a las ballenas y a los delfines es importante porque son dos grandes aliados del medioambiente. En la actualidad, ocho, de las trece especies de ballenas que existen, están en vulnerabilidad. El avance obtenido por los investigadores de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) brinda una solución a este tema. De esto te hablaremos a continuación.

¿Cómo la tecnología aporta soluciones?

El proyecto de salvar a las ballenas busca contrarrestar el cambio climático. Por esta razón, se pensó en un sistema que ayude a monitorear los océanos y a proteger a estas especies. La UPC, el Ministerio del Medio Ambiente de Chile y la Fundación MERI lo hicieron posible.

El sistema contempla la creación de una boya marina que emite señales de alerta en tiempo real con inteligencia artificial (IA). Todo esto debido a que los cetáceos respiran pulmonarmente y suben a la superficie, enfrentando constantes amenazas como las siguientes:

  • Cambio climático.
  • Tráfico marítimo.
  • Colisiones con buques.
  • Redes de pesca e industria.
  • Capturas accidentales.
  • Ruido de las embarcaciones.
  • Caza para comercializar productos.

Gracias a la unión de esfuerzos y al uso de tecnología vanguardista se creó e instaló la primera boya inteligente. Este sistema ha permitido estudiar los ecosistemas marinos para determinar su aporte en beneficio del medio ambiente.

Si quieres saber más de este avance y del sistema de alertas para salvar a las ballenas, sigue leyendo.

Salvar a las ballenas
Imagen de Unsplash.

¿Cómo funciona esta boya con inteligencia artificial?

Hablar de la boya es referirnos al sistema desarrollado por el Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas de la UPC. Para entender su funcionamiento es importante conocer los elementos que lo integran, y que destacamos enseguida:

  • Red de boyas inteligentes equipadas con diversos elementos. Por ejemplo, sensor de temperatura, salinidad, PH, clorofila y nutrientes. Incluye también oxígeno disuelto para registrar variaciones e indicadores del cambio climático en los océanos.
  • Sistema de monitoreo acústico pasivo y oceanográfico.
  • Tecnología LIDO (Listen to the Deep Ocean) que desarrolla en tiempo real un mapeo acústico del hábitat marino y su biodiversidad.
  • Protocolos para proteger a las ballenas en rutas de tráfico marítimas.

El 13 de octubre de este año se instaló la primera boya inteligente llamada Suyai. La ubicación seleccionada para ponerla en marcha fue el golfo de Corcovado (Chiloé) en Chile. Esta zona de la región austral alberga a cerca del 10% de las ballenas azules del mundo.

De hecho, la recepción de las señales emitidas por la boya estará a cargo de la Armada de Chile. Este organismo enviará alertas a las embarcaciones para que se desvíen de la ruta o disminuyan la velocidad, y evitar colisiones y ruidos.

Estas problemáticas causan lesiones auditivas en las ballenas, problemas de comunicación entre distintas especies y desorientaciones. También afectan su alimentación y reproducción; y, producen varamiento o incluso la muerte.

Por lo tanto, la lucha para salvar a las ballenas es una prioridad y es necesario impulsar este tipo de iniciativas. Pasemos ahora a hablar de ello.

La lucha por salvar a las ballenas continúa

Mediante el uso de avances científicos y tecnologías vanguardistas es posible llevar a cabo proyectos de envergadura como este. También con el apoyo de equipos internacionales que se unen por una causa común: salvar a las ballenas.

La clave está en visualizar lo que nos depara el hito que marcó la instalación de esta primera boya inteligente, y que se resume en los siguientes puntos:

  • La tecnología LIDO ayudará a monitorear las actividades humanas y sus efectos sobre los ecosistemas naturales por periodos.
  • El proyecto fomenta la cooperación, unión y compromiso de los países frente al cambio climático.
  • Por ahora, esta solución para salvar a las ballenasse mantendrá activa hasta el próximo 15 de enero de 2023.
  • La idea es medir el impacto acústico de la actividad humana en dichos ecosistemas marinos; y, a su vez, replicar esta tecnología en otros ecosistemas e industrias.

Como ves, el cambio climático no solo afecta a los seres humanos, sino también a las especies. Por esta razón, invita a seguir luchando por salvar a las ballenas y a otras especies en peligro de extinción a través de sumar esfuerzos, tecnologías y conocimientos para aportar soluciones efectivas.

Imagen de Unsplash.

RELACIONADOS

Gemini AI de Google podría estar escaneando documentos PDF

¿Está Gemini AI espiando documentos PDF en la nube?

En el acelerado avance de la inteligencia artificial, las preocupaciones sobre la privacidad se han intensificado. Recientemente, Kevin Bankston, un reconocido activista de privacidad...