tipos de educación
  • 18 octubre, 2021
  • ELEARNING 
  • 4 min

Tipos de educación: ¿cuáles son los más necesarios y demandados hoy?

El mundo de hoy se mueve a una velocidad que con frecuencia parece vertiginosa. La innovación y el cambio disruptivo constante son el común denominador. Ante esto, es difícil no preguntarnos cuáles son los tipos de educación más demandados en la actualidad. Sigue leyendo para conocerlos.

Los tipos de educación tradicionales y las demandas actuales

En términos generales, los sistemas educativos actuales tienden a enfocarse en la estandarización y la memorización, y esto se debe a su origen. En esencia, se crearon en un momento histórico en el que las industrias necesitaban de trabajadores con un conjunto determinado de conocimiento y habilidades (Krishnan, 2020).

El mundo de hoy no puede estar más alejado de esa realidad. Estamos en una era de innovación, disrupción y cambio que precisa de adaptabilidad y agilidad para aprender. Además, es de notar que las habilidades enseñadas en la educación más tradicional pueden ser fácil y eficientemente reemplazadas por avances tecnológicos como la inteligencia artificial.

Por ello, hay quienes aseguran que el potencial real de un estudiante hoy se estimula con un balance entre la inteligencia intelectual, la emocional y la resiliencia.

Entonces, ¿cómo debería ser la educación pensada para las necesidades contemporáneas? Necesita contemplar el desempeño de las personas en relación con mejoras en su vida y con su impacto social. Por ello, enseña capacidades y competencias críticas para:

  • Ser económicamente productivo.
  • Desarrollar formas de vivir sostenibles.
  • Mejorar el bienestar individual.
  • Contribuir a la comunidad.

Así, esta perspectiva educativa se enfoca en ofrecer entornos en donde se cree valor para los estudiantes.

Tipos de educación
Foto por Tran Mau Tri Tam en Unsplash

Tipos de educación más demandados

En este contexto, ¿Cuáles son los tipos de educación más necesitados? Veamos:

Educación académica

Compone gran parte de la educación tradicional. No podemos negar que sigue siendo necesaria, ya que nos da herramientas objetivas de información y conocimiento para navegar el mundo. Además, nos permite especializarnos en un campo determinado.

Educación intelectual

Se trata de la formación que estimula el pensamiento crítico, la lógica y la creatividad. La educación intelectual no es igual a la académica ni la reemplaza; la complementa. Igualmente, provee habilidades blandas importantes como la solución de problemas y el análisis.

Educación social

La educación social consiste en lo que aprendemos para desenvolvernos en sociedad. Incluye las normas, las expectativas y la ética de la cultura y el entorno en donde vivimos. Este tipo de educación permite a los estudiantes integrarse mejor en la sociedad y desarrollar un sentido de comunidad.

Educación emocional

Tal vez es uno de los tipos de educación que más suenan hoy en día. La educación emocional nos enseña sobre las emociones, cómo gestionarlas y sus desencadenantes. También da herramientas para trabajar en la resolución de conflictos y practicar la empatía, por ejemplo.

Así mismo, contribuye al desarrollo de habilidades blandas clave como la inteligencia emocional y la actitud positiva.

Educación en valores

La educación en valores instruye sobre respeto, ética, moral y justicia, entre otros. Entre los distintos tipos de educación, se destaca por buscar que cada quien sea capaz de construir sus propios valores para vivir en el mundo y fomentar su crecimiento personal. Así, puede aportar al desarrollo de habilidades blandas como la ética laboral sólida y la capacidad de trabajar en equipo.

Educación física

Por su parte, la educación física ayuda a las personas a familiarizarse con sus habilidades físicas. También fomenta los estilos de vida saludables y resalta la importancia de la actividad física para los seres humanos.

¿Cómo deben abordarse los tipos de educación modernos?

Evidentemente, los tipos de educación que necesita el mundo de hoy son varios. Sin embargo, tienen algo en común: necesitan coexistir y funcionar conjuntamente para ser efectivos.

Por ejemplo, los think tank Das Progressive Zentrum y Policy Network aseguran que hoy es necesario educar para que las personas tengan tanto habilidades vocacionales específicas, como habilidades transversales (adaptabilidad, solución de problemas, etc.). También habilidades de uso tecnológico en la vida diaria y de forma especializada.

Así mismo, la educación en habilidades blandas es fundamental. Estudios del Instituto Internacional de Investigación de Stanford y la Fundación Carnegie Mellon arrojan que el 75 % del éxito a largo plazo en un trabajo depende de ellas. Adicionalmente, los distintos tipos de educación provienen de diversas fuentes. Pueden encontrarse tanto en esquemas formales como informales. Como ves, el mundo innovador, disruptivo y digital de hoy no sólo ha cambiado nuestra cotidianidad, sino los recursos que necesitamos para desenvolvernos en él de modo que podamos llevar vidas satisfactorias en lo personal y en comunidad.

Foto de portada por NeONBRAND en Unsplash

RELACIONADOS