ordenador

Todo lo que debes saber sobre las diferencias entre ChatGPT y Bard

Hace algunas décadas, la idea de conversar con un robot parecía sacada de la ciencia ficción. Sin embargo, hoy es una realidad. Los chatbots de inteligencia artificial están en furor, pues tienen la capacidad de generar respuestas lógicas a peticiones hechas por sus usuarios. Aquí te contamos las diferencias entre ChatGPT y Bard, dos de las tecnologías de este tipo más prominentes en la actualidad.

¿De qué se tratan?

Hoy en día son normales las conversaciones sobre tecnologías de avanzada como robots, inteligencia artificial y machine learning. Estas, parecen haber crecido durante los últimos meses y suelen ser dominadas por un nombre: ChatGPT.

Se trata de un modelo de lenguaje que funciona con inteligencia artificial, desarrollado por la compañía OpenAI. Es capaz de generar texto semejante al que produciría un ser humano basándose en una solicitud del usuario.

Para lograrlo, ChatGPT es entrenado usando volúmenes masivos de datos en forma de texto para obtener información y vocabulario. Además, los utiliza para entender las palabras de un lenguaje en contexto. Es así como puede imitar patrones de discurso humanos. Esta tecnología está disponible para el público general.

Google no podía quedarse atrás. Su chatbot de inteligencia artificial se llama Bard y simula conversaciones humanas usando procesamiento de lenguaje natural y machine learning. Funciona a partir de su modelo de lenguaje experimental LaMDA. Bard puede integrarse al buscador de Google, páginas web, mensajería instantánea y aplicaciones.

Sin embargo, Bard aún no está disponible para uso generalizado, sino para grupos de prueba seleccionados en Estados Unidos y el Reino Unido.

Exploremos en mayor detalle las diferencias entre ChatGPT y Bard.

Diferencias entre ChatGPT y Bard: lo esencial

Al ser chatbots de inteligencia artificial, se pensaría que las diferencias entre ChatGPT y Bard son mínimas. Pero difieren en diversos aspectos.

ChatGPT es una inteligencia artificial generativa. Es decir, pensada para producir. Es por ello que crea textos de todo tipo como respuesta a las solicitudes de los usuarios: desde resúmenes sobre un tema hasta escritura creativa.

En contraste, Bard está diseñada alrededor del ejercicio de búsqueda en línea. Por eso, admite preguntas que usen lenguaje natural en vez de consultas enfocadas en palabras clave. Además, no se limita a dar una lista de respuestas, sino que provee contexto. También puede responder a preguntas de seguimiento sobre la consulta previa.

Diferencias entre ChatGPT y Bard
Imagen de Unsplash.

Otras diferencias entre ChatGPT y Bard

Veamos otras formas en las estos chatbots son distintos entre sí.

Actualización de datos

ChatGPT dispone de información actualizada hasta 2021, de modo que no puede acceder a datos posteriores para crear sus respuestas. En cambio, Bard sí usa información al día proveniente de Google.

Retención de conversaciones

El chatbot de OpenAI recuerda lo que ha conversado con un usuario. Retiene hasta tres mil palabras previas. Por otro lado, Google ha señalado que su chatbot tiene una retención de contexto “intencionadamente limitada por ahora”.

Borradores de respuestas

Otra de las diferencias entre ChatGPT y Bard es el número de respuestas que generan a cada solicitud. Mientras ChatGPT arroja una única respuesta, Bard produce varias versiones o ‘borradores’ para que el usuario elija la que considere mejor.

Disponibilidad de idiomas

Aunque el idioma por defecto de ChatGPT es el inglés, funciona también en español, francés, italiano, árabe, mandarín, japonés y coreano. Eso sí, opera con distintos potenciales en cada lengua. La IA de Google solamente funciona en inglés.

Diferencias entre ChatGPT y Bard: ¿es uno mejor que otro?

La respuesta más directa es ‘depende’. Las diferencias entre ChatGPT y Bard más fundamentales nos dejan claro que fueron hechos con objetivos distintos. Mientras el chatbot de OpenAI fue diseñado para generar textos de todo tipo como respuesta a una solicitud, el de Google está pensado para entender preguntas formuladas al estilo humano y responderlas con la misma naturalidad utilizando información actualizada en tiempo real.

Así, ChatGPT puede crear algo tan complejo como el código de un widget para Wordpress, pero no responder correctamente a una pregunta sobre un hecho de actualidad. En contraste, Bard aún no sabe generar códigos o escribir un poema, pero sí puede dar información directa y organizada extraída de Internet.

En todo caso, los creadores de ambas tecnologías han dejado claro que no son infalibles. Son susceptibles de dar respuestas inexactas, incorrectas o con sesgos informativos. Lo que parece ser evidente es que no debemos pensar en la inteligencia artificial como perfecta y lista para reemplazar el razonamiento humano, sino como una herramienta para potenciar nuestra creatividad.

Imagen de Unsplash.

Sobre el autor

RELACIONADOS

iOS 18

Las 5 novedades clave de iOS 18

En otoño, Apple lanzará iOS 18, la enésima versión del software que tienes instalado en tu iPhone. El sistema operativo responsable de que saques...